Agosto: Ante el Fin del Invierno

Cómo cuidar nuestras plantas

por Santiago Strático (Técnico en Jardinería y Floricultura -U.B.A.)

Los últimos fríos y los primeros cambios de temperatura afectan ciertas plantas, como las provenientes de climas cálidos como durantas, ficus, dracenas, rosas chinas, etc. Por ello resulta adecuado efectuar en el corriente mes el recorte o poda de estas especies, para que el rebrote se produzca en primavera y no sean dañados por las últimas heladas. Durante el invierno, la vida y actividad del jardín disminuye pero no desaparece; lo mismo pasa con las enfermedades y con las plagas, aproveche para disminuir la presencia de cochinillas, ácaros, etc., ya que en este momento resultan más susceptibles porque casi no se reproducen. Sí se puede tener problemas en ambientes protegidos del viento y la lluvia: realice pulverizaciones preventivas para controlarlos.

Es también durante el invierno cuando se produce un mayor sufrimiento de las llamadas “plantas de interior”, por lo que se deben tomar ciertos recaudos: una temperatura pareja y no demasiado alta (los ejemplares no deben estar cerca de las fuentes de calor); conviene pulverizar con agua el follaje al menos una vez cada 15 días y colocar la maceta sobre un plato donde irá a parar el agua excedente del riego, se crea así un microclima húmedo por la constante evaporación. Debemos evitar las corrientes de aire y acercar las plantas a las fuentes de luz. El riego debe ser espaciado, evitando regar sobre el suelo húmedo; mantenga una vez al mes la fertilización, disuelta en el agua de riego.

Las plantas en esta época todavía se encuentran en su período de letargo. Aproveche entonces para realizar los trasplantes antes de fin de mes, tanto de especies de interior como del jardín.