ESTETICA  CORPORAL

Las Várices
(continuación)
 

                por la Dra. Silvia Chapiro

Como pudimos ver en el artículo anterior, las más propensas a padecerlas son  las mujeres, pero que podemos hacer. No podemos pedirle a una mujer que se prevenga y no quede embarazada, pero sí podemos sugerirle que se cuide durante su embarazo, como así también en el transcurso de su vida. Es fundamental no aumentar de peso.

En caso de estar excedidas de peso realizar un tratamiento adecuado, bajo la supervisión de un médico especialista, quien determinará un proceso de pérdida de peso controlado que no perjudique a otras partes de su cuerpo.

Deben evitar estar demasiado tiempo de pie, fuentes de calor excesivas (loza radiante, alta exposición al sol, depilación con cera caliente), climas demasiado calurosos para pasar las vacaciones, evitar las ropas ajustadas y las medias con elásticos muy fuertes. Es importante tomar por costumbre caminar todos los días, no usar tacos superiores a los 4 cm (ni inferiores a los 3 cm, si tienen la posibilidad), utilizar medias de descanso y sentarse o acostarse con las piernas elevadas durante un “ratito” varias veces por día.

Tratamientos de las várices

La Mesoterapia en las Várices:

¿En qué consiste la Mesoterapia?

Como su nombre lo indica, es la aplicación de pequeñas dosis de medicación en el tejido de la dermis (Mesodermo = Mesoterapia). Estas pequeñas dosis se aplican mediante múltiples puntos (se asemeja a una vacuna) con un instrumental especial denominado “Pistola de Mesoterapia”. Esta posee una aguja descartable muy pequeña (4 mm) que permite llegar al tejido que está inmediatamente por debajo de la primera capa de piel o epidermis.

Este instrumental me permite aplicar la dosis exacta de medicación en forma local, es decir en la zona específica a tratar.

En el caso de las várices y úlceras varicosas, la Mesoterapia es uno de los métodos más eficaces. A partir de las primeras sesiones se logra una notable mejoría de los síntomas tales como el dolor, calambres y edemas.

En mis pacientes tratadas he obtenido resultados admirables, mejoramiento del tono vascular, disminución de edemas y aclarar la piel con alteraciones antiestéticas (derrames, vénulas, escobillas).

Ultrasonoterapia:

En el caso de várices o piernas varicosas crónicas es un buen complemento del tratamiento a realizar (Mesoterapia, esclerosantes), por lo general, en estos casos existen edemas e induraciones, la aplicación de ultrasonido favorece e incrementa el drenaje de los vasos linfáticos generando una disminución del líquido retenido en las piernas.

Inyecciones Esclerosantes:

Consiste en la aplicación de medicamentos específicos directamente en las venas, arañitas y derrames. Esta medicación actúa blanqueando la zona, corrigiendo los defectos antiestéticos. `