EDUCACION

Pilas que forman pilas

por la Profesora Stella Maris Delgado - Docente de Educación Tecnológica

Si observamos los artefactos que usamos a diario en nuestra casa, trabajo y en nuestra vida en general veremos que estamos invadidos por pilas de todos los tamaños y formas. La cámara fotográfica que registra nuestros mejores momentos, la radio a transistores que nos informa, el walkman con el que escuchamos la música que nos gusta, el reloj que nos permite organizar nuestras actividades diarias, los juguetes que entretienen a los niños, son sólo una muestra de la larguísima lista de productos tecnológicos que pueden funcionar de manera autónoma sin necesidad de estar conectados a la red eléctrica.

Radica allí su éxito: dotar de autonomía al mecanismo en cuestión.

Las pilas fueron creadas por Volta hace dos siglos. Basan su funcionamiento en un conjunto de reacciones químicas, de una pila de elementos (de allí su nombre), que proporcionan una cierta cantidad de electricidad, moderada pero suficiente para activar dispositivos electrónicos o mover pequeños motores.

He aquí su gran virtud. Pero luego de usada se transforma en un gran problema para el medio ambiente.

Los compuestos químicos que se utilizan para generar electricidad son, en su mayor parte, metales pesados como el mercurio, el litio o el cadmio. Todos ellos son tóxicos y peligrosos.

Cuando la pila se ha agotado (es decir que no produce más energía eléctrica) se transforma en basura: los metales pueden pasar al medio y contaminarlo.

El contenido en mercurio de una sola pila botón basta para contaminar 600.000 litros de agua. Para que nos demos una idea: esta cantidad es equivalente a una piscina de tamaño mediano.

Por otra parte, el costo de la energía producida por una pila es unas 450 veces mayor que su equivalente en la red eléctrica.

Ambos hechos son razones excelentes para que cuestionemos el consumo de pilas, racionalizando el uso de ellas: sólo para cuando no es posible conectarnos a la red eléctrica.

Como consumidores tenemos la responsabilidad de exigir sistemas de recolección de residuos selectivos, de modo que se pueda dar el tratamiento adecuado a las pilas agotadas y a sus peligrosos componentes.

Tipos de pilas (información para tener en cuenta): 

Pilas botón:  Es de dióxido de mercurio. Es la de uso más extendido y, al mismo tiempo, uno de los modelos de pilas que más agreden a la naturaleza. Por contener una gran cantidad de mercurio, exige un tratamiento especial después de que se agota. Su uso más habitual se da en pequeños artefactos con motor o dispositivos electrónicos que, como el reloj, precisan de energía constante durante largo tiempo.

Pilas salinas:  Este modelo fue el primero en aparecer en el mercado. Su vida media y su soporte energético son moderados, por lo cual su utilización sólo es aconsejable para aparatos de bajo consumo energético, como transistores o mandos a distancia. Actualmente su uso está en receso debido al abaratamiento de las pilas alcalinas, más potentes y duraderas. Sus componentes relativamente inocuos no requieren un tratamiento especial cuando se desechan

Pilas alcalinas:  son las más difundidas en el mercado desde los años setenta. Ofrecen la ventaja de una mayor potencia y durabilidad, y la capacidad de mantener la tensión constante a lo largo de su vida útil. En las pilas alcalinas, el principio para generación de electricidad es el mimo que en las pilas secas: dos electrodos y un electrolito que provocan una reacción química de la que se desprende energía. Su contenido en metales pesados tóxicos se limita al mercurio, ya casi inexistente en los nuevos modelos. Su consumo crece en el mundo a un ritmo de entre el 5% y el 7% anual.

Pilas recargables:  Conocidas también como acumuladores, el aspecto de las pilas recargables, que abundan en el mercado, es similar al de las pilas alcalinas y salinas. También sus usos son parecidos. Las baterías recargables se utilizan sobretodo en la industria y en el transporte. También están pensadas para hacer funcionar aparatos de uso cotidiano y gran necesidad de energía. En el ámbito doméstico, las pilas recargables son óptimas para accionar linternas, juguetes o walkman.    `