OBESIDAD

Cuando escuchas alimentos buenos” o alimentos malos”...
¿existen en realidad?

Por:  Lic. Solange Leban – Nutricionista en CIDIOPTEN

¿Alguna vez escuchaste a un amigo que, al ver la comida, dijo con cara de espanto que no era saludable? O… ¿te has prohibido mentalmente comer algún alimento por considerarlo “malo” o “engordador”? Si es así, lee este artículo y descubre cuáles son los verdaderos villanos, y cuáles tus ángeles guardianes en la mesa.

LOS ALIMENTOS son productos que una persona debe consumir para satisfacer las calorías y los nutrientes que el organismo necesita. Si aceptamos este concepto, cualquier alimento que cumpla con estos requisitos no debe calificarse como bueno o como malo.

“El alimento es bueno o es malo según lo consumamos”, recalcó el doctor Lara-Pantin.

En otras palabras, no es exactamente el alimento el que tiene la culpa de ser bueno o malo, sino que somos nosotros quienes influimos para convertirlo en un vehículo que nos puede causar daño si no lo consumimos de la forma adecuada.

Lo bueno, lo malo y lo feo

Según el doctor Lara-Pantin, para que los alimentos no nos causen daño se deben tomar en cuenta tres aspectos principales: 1la cantidad y la variedad de los alimentos que consumimos; 2su forma de preparación; y 3que éstos no tengan ningún tipo de contaminación.

No es imperativo privarnos totalmente de aquellos alimentos ricos en calorías y nutrientes; sin embargo, debemos comerlos esporádicamente y en cantidades moderadas. Por ejemplo, no está mal el comer de vez en cuando un rico plato de mariscos en una porción moderada, lo malo sería comerlo con mucha frecuencia o en cantidades exageradas, ya que éste se convertiría en dañino para nuestro cuerpo.

De igual forma, si comemos solamente un tipo de comida (por más saludable que ésta sea) y no le añadimos otras recetas al menú diario, nos estaremos abasteciendo de pocos nutrientes.

Al negarle al cuerpo la variedad en nutrientes y comer siempre el mismo alimento, también podemos hacernos daño (ver conclusiones).

En ambos casos queda claro el concepto de que no es bueno comer de un alimento en exceso. “Hay que balancear la dieta”, recalcó el doctor Lara-Pantin, a la vez que explicó que para lograrlo basta con variar las comidas.

Además, es importante notar la forma en que se prepare el alimento. Aunque el plato que estemos cocinando cumpla con todos los elementos nutricionales que necesitamos, nos puede causar daño si le añadimos otros componentes al prepararlo. Por ejemplo, si estás cocinando una carne que de por sí es un poquito grasosa y decides freírla con aceite, obviamente esa carne terminará con una cantidad excesiva de grasa, lo cual puede ser perjudicial si ya consumes mucha grasa en tu dieta diaria.

Lo mismo puede suceder con otros componentes del alimento, como las proteínas y los carbohidratos, entre otros.

Consejos para un final feliz

En conclusión, los alimentos no son necesariamente buenos o malos. Lo que sí te recomendamos es tener siempre en mente la moderación al comer: moderación con las porciones, moderación con los ingredientes a la hora de preparar tus alimentos y moderación con la frecuencia en que los comes.

Recuerda variar tus comidas, para que recibas todos los nutrientes que necesitas, y no hagas caso a muchas de las dietas que circulan por ahí, algunas incluso otorgadas por profesionales que aconsejan, para adelgazar, comer durante el día todo lo que quieras de un mismo producto (por ej. carnes o fiambres) sin mezclar con otro.

Últimamente lo estamos escuchando seguido en el consultorio. Los pacientes, contentos, porque en un primer momento bajan de peso, pero no tienen en cuenta o no saben del riesgo que están corriendo: complicaciones metabólicas relacionadas con una mala alimentación, que no cumple con las leyes nutricionales y que puede ser altamente perjudicial para la salud.

Por eso, bajar de peso si lo necesitas es muy importante para la salud de tu organismo, pero lo bueno es lograrlo comiendo sanamente. No quedes involucrada en cualquier dieta por el solo hecho de adelgazar, porque pueden ocasionarte trastornos importantes a tu organismo y quizás no te estés dando cuenta. `