JARDINERIA

Aromáticas en macetas

por Santiago Strático (Técnico en Jardinería y Floricultura -U.B.A.)

Las macetas permiten tener un jardín de hierbas aromáticas en miniatura. También le permite moverlas para que reciban el sol o se resguarden del frío intenso o grandes lluvias.

Las aromáticas poseen en una maceta (lo más adecuado resultan las “jardineras”) un aspecto atractivo y huelen deliciosas. Use plantas de diferentes tonalidades para obtener además interés ornamental.

Las del tamaño pequeño (tomillo, ciboulette, orégano, etc) se pueden plantar juntas e ir controlando su desarrollo, recortando las hierbas más vigorosas con tijeras afiladas para limitar su crecimiento invasor. En cambio, las más grandes, como romero o laurel, se deben plantar de manera individual, ya que pueden crecer mucho más que las otras aromáticas.

Es muy importante que las macetas tengan buen drenaje; esto se consigue con una base de leca en el fondo. Además, un sustrato apropiado deberá contener tierra y resaca en partes iguales, más una pequeña parte de arena para “alivianar” la mezcla, dado que las aromáticas son plantas muy susceptibles a los suelos anegados. Imprescindible es también una ubicación soleada y aireada para lograr un desarrollo vigoroso y libre de pestes (si es posible, evite el uso de agroquímicos, y si los va a usar, elija los adecuados para cultivos comestibles).

A continuación, dos casos especiales:

-Menta: Prefiere la media sombra y es una hierba invasora que puede “ahogar” rápidamente a sus vecinas menos vigorosas; se puede dejar dentro de una maceta más pequeña para restringir sus raíces.

-Albahaca: Es una hierba anual que se cultiva fácilmente en macetas, pero como se seca hacia fines del otoño, se deberá reemplazar anualmente.   _