EDUCACION>TECNOLOGICA

Fuegos… ¡Artificiales!

Por:  Prof. Stella Maris Delgado

Las primeras noticias que se tienen sobre la utilización de las mezclas píricas coinciden con el empleo de la pólvora negra, atribuyéndose su invención a los chinos.

Las mismas fueron introducidas por los árabes en Europa por el año 1250. A principios del siglo XVI aparece la primera descripción de cohetes provistos de un rudimentario paracaídas y en 1591 se publica un verdadero tratado de pirotecnia dedicado a los fuegos de artificio.

Desde sus comienzos, el elemento principal de los artificios era un tubo liviano, incombustible, terminado en un extremo y lleno de una mezcla análoga a la pólvora negra. De estos tubos, colgados o colocados sobre estructuras móviles o fijas, se obtenían como hoy los más diversos efectos.

El progreso sobre los fuegos artificiales ha consistido en las nuevas fórmulas introducidas, mezclas combustible de mayor efecto luminoso, de más rápida combustión y en el estudio de las normas de seguridad, tendientes a reducir o eliminar toda posibilidad de accidente.

En la actualidad, el empleo de mezclas píricas o artefactos pirotécnicos se ha extendido en la defensa agrícola, como los cohetes antigranizo, a la lucha contra las plagas (cohetes contra nidos de cotorras, por ejemplo). También para otros fines: como elemento propulsor (cartuchos para arranque de motores), elementos auxiliares de soldadura, señalamiento (bengalas), etc.

Las épocas de Navidad y Año Nuevo son propicias para el uso de fuegos artificiales; sin embargo el uso de éstos representa un gran peligro para quien los usa como así también para la gente que está alrededor, si no se manipulan con la debida precaución. Por lo anterior, la Secretaría de Salud emite las siguientes recomendaciones respecto al uso de fuegos artificiales:

*Cerciórese de que los fuegos artificiales que utilice sean legales.

*Lea y siga todas las instrucciones y advertencias.

*Un adulto responsable siempre debe vigilar muy de cerca las actividades asociadas con el uso de fuegos artificiales.

*Nunca permita que niños los prendan o jueguen con ellos.

*Asegúrese de que otras personas estén fuera del alcance de los fuegos antes de encenderlos.

*Nunca apunte o lance fuegos a una persona.

*Solamente encienda los fuegos que no han funcionado completamente.

*Nunca lleve consigo fuegos en un bolsillo ni los dispare en contenedores de vidrio o metal.

*Mantenga un balde con agua o una manguera cerca de usted, para casos de mal funcionamiento o incendio.

Cabe mencionar que, si los fuegos artificiales son  usados con responsabilidad, se reducen en gran medida las posibilidades de sufrir algún tipo de lesión. Por esto, la Secretaría de Salud invita a la población a que evite el uso de estos artefactos o que, en caso contrario, su uso sea responsable y con todas las medidas de seguridad recomendadas y posibles.  _