ACTUALIDAD

Delincuencia juvenil

La delincuencia juvenil viene creciendo desde hace varios años, como producto de la gran cantidad de chicos cuyos padres no tienen recursos para mantenerlos adecuadamente, brindarles educación y al no tener la posibilidad de asistir a establecimientos educacionales, deambulan por la calle, lo que implica serios peligros pues quedan a merced de las tentaciones callejeras. El alto índice de desempleo contribuye en esta problemática. Los chicos crecen solos, sin la educación que deben recibir en el hogar, sin comunicación, sin comprensión, sin orientación hacia el futuro. Sobre todo en la etapa de la adolescencia, los jóvenes están más expuestos a adquirir malos hábitos, se juntan con otros chicos que se encuentran en las mismas condiciones y sus vidas se orientan por caminos equivocados. Ante situaciones desesperantes consideran viable robar, para cubrir sus necesidades; también están muy expuestos a la drogadicción. Y así se forma un peligroso círculo vicioso: delincuencia, drogadicción. En muchos casos todo comienza en la familia; la falta de contención y el no poder alcanzar una meta funcionan como impulsos para la delincuencia, la violencia y la drogadicción.

Los gobernantes deben afrontar esta compleja problemática para ir revirtiendo esta preocupante situación que genera tanta ansiedad a los que sufren por los efectos de la delincuencia, como así también a los propios delincuentes, que podrían tener una vida digna en una sociedad más justa. _