La niebla

por la Dirección General de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

La niebla es un fenómeno natural de características propias, variables e imprevisibles, lo cual genera condiciones de riesgo en la circulación de automóviles.

Es necesario arbitrar estrategias para lograr una conducción segura entre los conductores. Por ello la Dirección General de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires recuerda:

¿Cuáles son sus efectos?

· La niebla reduce la visibilidad del camino y su entorno, y cuando es muy espesa prácticamente elimina la visibilidad del camino.

· Disminuye la percepción de posibles obstáculos.

· Reduce la adherencia de los neumáticos al mojarse el pavimento, con el consiguiente peligro de deslizamiento.

¿Qué hacer?

* Antes de poner en movimiento el vehículo, chequear:  El estado de: neumáticos, frenos, luces y limpiaparabrisas. También, mantener limpios todos los cristales, espejos y luces.

* Utilizar luces bajas, puesto que estas se proyectan directamente hacia el suelo penetrando mejor las gotas de agua, y por ende mejorando la visibilidad. Nunca luz alta, ya que al proyectarse sobre las gotas de agua esta se refleja, y entonces podría producir deslumbramiento, empeorando la visibilidad.

* Encender la luz trasera de niebla sólo si ésta es espesa, pues de lo contrario deslumbra a los que circulan por detrás.

* Aumentar la distancia de frenado (a mayor distancia mayor margen de maniobra).

* No adelantarse a otros vehículos, ya que la falta de visibilidad impide una buena observación.

* Encender periódicamente el limpiaparabrisas, debido a que el depósito de las gotas casi imperceptibles sobre el vidrio disminuyen aún más la visibilidad.

* Cuando la visibilidad es nula… deténgase en la primera estación de servicio o parador que encuentre y deje las luces de reglamento encendidas. Vale resaltar el peligro que supone las detenciones en la calzada principal o en la banquina.

* Use siempre cinturón de seguridad.

* Disminuya paulatinamente la velocidad y conduzca cautelosamente mientras la velocidad se lo permite. Respete las indicaciones de las señales horizontales y verticales (especialmente las vinculadas con la niebla). _