OBESIDAD

“Qué te parece si…
Empezamos en serio”

por Dieta Club (Dr. Cormillot)

Cuando me preguntan cuáles han sido los avances más grandes en materia de obesidad, la respuesta es fácil: la imaginación de los que promueven la cura sencilla, rápida, sin esfuerzos y definitiva de esta enfermedad crónica.

Los científicos, en cambio, son mucho más modestos en sus comunicaciones. Aunque en la actualidad ya es posible comprender mucho mejor el mecanismo del hambre y la saciedad, la forma en que se depositan las grasas en el cuerpo, la influencia genética en la gordura, la influencia de la obesidad en la salud tanto física como mental, entre otros descubrimientos, saben que desde que se descubre un nuevo mecanismo fisiológico hasta que se utiliza exitosamente en algún tratamiento, pasa un tiempo, no siempre muy corto. Esta discordancia entre la promesa de las publicidades y lo que se puede cumplir en la realidad lleva, al igual que en tantas otras circunstancias de la vida, a la frustración.

Si divide su vida por las expectativas que ha tenido o tiene en relación con diferentes objetivos, el resultado será, seguramente, la cantidad de satisfacción o frustración que le han producido. Porque cuanto más logre, habrá más satisfacción; y cuantas más expectativas no cumplidas tenga le generará más frustración, desánimo, más ganas de bajar los brazos. Ésta, lamentablemente, es la carrera de tantos gordos (como cariñosamente les digo), que entregados a supuestas soluciones mágicas y eternas, invierten su esfuerzo sin obtener los resultados que tanto añoran. ¿Tienen ellos la culpa? En principio no. Tienen, y sólo en parte, la responsabilidad de la elección tomada, ya que el mecanismo de confundirlos lo pone la sociedad que, por interés, omisión, complacencia, prejuicio o ignorancia de la verdadera naturaleza del problema, ofrece falsas soluciones.

Para combatir esta tendencia y guiar una mejor elección. Ud. cuenta con la educación obesológica que consta de brindar información y herramientas al obeso para mostrarle las verdaderas formas posibles de recuperarse de su enfermedad y los ayuda a no caer permanentemente en la tentación de entrar en laberintos con puertas atractivas que no conducen nada más que a la pérdida de tiempo, dinero, esfuerzos y sobre todo confianza en sí mismo. Ahora, si Ud. es una de las personas que, después de darse la cabeza contra la pared infinidad de veces, sigue entrando en caminos sin salida, no puede echarle la culpa a nadie.

Quizá sea el momento de mirarse afectuosamente al espejo y, a quien encuentre reflejado, decirle “¿qué te parece si paramos y empezamos en serio?”

Porque el momento de ponerse en acción puede ser cualquiera… incluso este mismo instante… y esa es la única magia que existe en el camino de la recuperación.   `    Firma:  Dr. Alberto Cormillot