JARDINERIA

Florales de Primavera:  
La Petunia

por Santiago Strático (Técnico en Jardinería y Floricultura -U.B.A.)

La Petunia es una de las más conocidas plantas de “temporada”. Son de fácil cultivo y prosperan bien en Buenos Aires durante la Primavera y el Otoño, pues el calor y los largos días estivales desmerecen la planta, como así también los fríos invernales. La parte más apreciada de la petunia es su flor, acampanada y de un olor dulce.

En los viveros hay generalmente dos variedades, pero predominan las denominadas “grandifloras”, erguidas y de flores grandes, mientas que las “floribundas” se encuentran en franco aumento: una planta más resistente que la primera, de forma péndula (ideal para maceteros y jardineras), de flores más pequeñas pero extremadamente florífera. El cultivo de las petunias se desarrolla en macetas de plástico soplado de 10 y de 12 centímetros, como así también en bols plásticos colgantes para las floribundas, también denominadas “surfinia” o “multiflora”.

La petunia se encuentra en una amplia gama de colores, aunque los más demandados por el público son los puros y fuertes, frente a los pasteles o las veteadas, que tienen menor éxito. Dentro de los colores puros, el preferido es el rojo, seguido por el blanco y el fucsia. Existen también las petunias “dobles”, con forma de pompón. Para plantarlas se utiliza una mezcla compuesta por una parte de tierra y otra de compost y/o resaca; es conveniente también incorporar arena, perlita, harina de huesos, etc. Es preferible escoger una combinación que sea de un solo color o de dos, porque las mezclas producen una sensación recargada. Se deben situar las plantas al sol, así como cuidar el riego regular; necesitan ubicarse en espacios templados y protegidas del fuerte viento y de la lluvia excesiva.

Por otro lado, la fertilización es una de las tareas que ayudan en el cuidado y la buena floración, así como también conviene eliminar las flores secas y sus tallos con el objetivo de que la producción de flores sea óptima. En cuanto al riego, se debe procurar que la tierra no esté excesivamente húmeda o encharcada. Se puede deducir que la planta necesita agua cuando se observe que está inclinada o cuando ablanda sus hojas.

La petunia no es una planta que necesite excesivos cuidados; simplemente hay que mantener una mínima distancia entre ellas y vigilar la incidencia del sol y el agua.    `