Más claves para controlar su peso de por vida
El “A-B-C” del 
Tratamiento de la Obesidad

Por: Dieta Club (Dr. Alberto Cormillot)

1— Póngase en acción y manténgase activo

Aunque con hacer un programa de alimentación es posible perder peso, si agrega 30 minutos de caminata la mayor cantidad de días de la semana posible, podría duplicar esa pérdida. Esto se debe a que la actividad física regular favorece el acto de “quemar” calorías, y además ofrece otros beneficios igualmente saludables.

¿De qué depende la cantidad de calorías gastadas? Básicamente, de la frecuencia, duración e intensidad de sus actividades.

¿Cuáles son las mejores opciones? Además de los ejercicios aeróbicos (como nadar, caminar o andar en bicicleta), ejercicios de entrenamiento con pesas también son importantes porque ayudan a evitar la pérdida muscular asociada con la edad. Por otra parte, como el tejido muscular quema más calorías, la masa muscular es clave para ayudar a mantener un peso adecuado. Es decir… cuanto más magra mantenga su masa muscular –libre de grasas–, más poderosa será para quemar calorías.

Caminar es una elección ideal, al igual que nadar, andar en bicicleta, correr o bailar.

¿Cómo ponerse en movimiento? Comience más despacio, especialmente si hace tiempo que no hace ninguna actividad. Aumente gradualmente tanto la duración como la intensidad.

Piense que las actividades adecuadas a su estilo de vida pueden ser más fáciles de incorporar a su rutina cotidiana y es más probable que logre sostenerlas en el tiempo. Por ejemplo:

*Suba y baje por las escaleras en lugar de tomar el ascensor;

*Estacione su auto o bájese del medio de transporte lejos de su destino para tener que caminar más;

*Cuide las plantas de su jardín o corte el césped;

*Haga las tareas de la casa con más intensidad (al ritmo de la música que más le guste).

2— Concéntrese en cambiar su estilo de vida

No es suficiente comer sano y hacer ejercicios sólo unas semanas y luego abandonar.

Lo más importante es adoptar esos nuevos hábitos e incorporarlos para toda la vida

¿Cómo lograrlo? En primer lugar, analice con sinceridad sus hábitos alimentarios y de movimiento. Juzgue sus conductas, pregúntese si tiende a comer cuando está aburrido, enojado, cansado o socialmente presionado. O cuáles son las razones por las que no se mantiene físicamente activo. Luego analice sus desafíos personales para perder peso e intente elaborar una estrategia para cambiar gradualmente los hábitos y actitudes que han saboteado sus esfuerzos anteriores.

Admitir sus propios desafíos lo ayudará a planificar cómo llevar a cabo los cambios que se propone. Posiblemente tenga ocasionales recaídas. Entonces, en lugar de darse por vencido, simplemente comience de nuevo… en la comida siguiente, o calce sus zapatillas y salga a caminar.  `