Homeopatía y trastornos menstruales

        por el Dr. Marcelo Melamed

Los trastornos menstruales constituyen uno de los más frecuentes motivos de consulta  en los consultorios ginecológicos. Afectan preferentemente a pacientes adolescentes, pero existen trastornos en todas las edades hasta la menopausia, a partir de la cual surgen otro tipo de trastornos que consideraré en otra oportunidad.

Entre los factores más frecuentemente involucrados en el desarrollo de estas patologías, se destacan los trastornos hormonales (vinculados al mal funcionamiento de la tiroides, la hipófisis o los ovarios), los tumores del aparato genital femenino y muchas veces los factores denominados “emocionales”, donde los estudios y el examen físico no muestran causa evidente del problema, pero éste existe.

Este punto es, quizás, el más controvertido, ya que resulta más difícil echarle la culpa a un factor causal demostrable. Así, la paciente que lo padece comienza a girar sobre distintos enfoques y tratamientos, según la escuela del médico tratante. Generalmente se indican medicamentos con algún tipo de componente hormonal, lo cual no pocas veces provoca más de un efecto indeseable y rara vez resuelve el problema.

Los médicos homeópatas consideramos que el individuo es una unidad, que no puede afectarse el cuerpo sin afectar la mente, y viceversa, y que el desequilibrio emocional, si se sabe buscarlo, precede siempre al físico. Sólo tratando al individuo en su conjunto, conociendo cómo esa persona es y cómo reacciona frente al medio, qué le gusta y qué rechaza, cuáles son sus angustias y preocupaciones, etc., se podrá indicar un remedio homeopático, que por el Principio de Similitud le permitirá recuperar el equilibrio perdido, armonizar el sistema de curación que el propio cuerpo ya trae naturalmente desde el nacimiento, y recuperarse en forma natural, sin agredir al cuerpo con sustancias químicas, sin efectos adversos ni complicaciones a largo plazo.