¿Kilos de más?
Claves para la recuperación

por Dieta Club (Dr. Alberto Cormillot)

Mientras se baja de peso suelen surgir las preguntas: ¿qué es el mantenimiento? ¿cómo es “recuperarse”? Aunque siempre lo más aconsejable es resolver las cosas de a una por vez; es decir, primero bajar de peso y luego enfrentar la segunda etapa del mantenimiento, compartiremos a modo de adelanto algunas reflexiones acerca del tema.

La recuperación va de la mano con la decisión de cambiar el estilo de vida de una manera permanente. Una vez aceptado esto, el resto viene solo.

Es tan simple que parece mentira. El “dietero” puede dejar de usar la solución al problema para agravar el problema –comer y luego volver a la dieta indefinidamente– y comenzar a utilizar (en la recuperación) las energías que antes usaba para la comilona o para embarcarse en dietas o sistemas que en el fondo sabe que no lo conducen a nada.

Se dejan de lado todas las explicaciones para no hacer las cosas, y se comienza a aplicar el trípode infalible:

1-Sabiduría, que es saber qué hacer;

2-Talento, que es saber cómo hacerlo, y…

3-Virtud, que es hacerlo.

Se hacen, se repiten las cosas bien hechas, una y otra vez… se repiten tanto que finalmente quedan incorporadas y se realizan casi automáticamente.

Recuperarse es excitante, pocas cosas tienen mejor gusto. Pero da miedo, porque ya no se puede excusar tras la gordura por aquello que deja de hacer o hace a medias.

Es el momento de enfrentarse con la realidad de las propias fortalezas y limitaciones. Las primeras, para incrementarlas. Las segundas, para minimizarlas y también para aprender a convivir con ellas. Al fin y al cabo, no somos perfectos.

Recuperarse es posible, pero es un nuevo camino. El de dejar de quejarse por lo que nos dio o no nos dio la vida, y comenzar a enfrentarla con la cabeza bien alta, y sin taparla con comida.