> Historia de la Ciencia

Albert Einstein
A 100 años de las primeras publicaciones revelando sus extraordinarias conclusiones

La Teoría de la Relatividad revolucionó la ciencia del siglo XX. Cien años van a cumplirse del momento aquel cuando Albert Einstein publicó sus trabajos más importantes; entre ellos, el que enuncia la Teoría de la Relatividad Especial, paso previo a su Teoría de la Relatividad General, presentada diez años después.

Einstein nació en Ulm, Alemania, el 14 de marzo de 1879 y murió el 18 de abril de 1955 en Princeton, EEUU. Hace 80 años, visitó Argentina, llegó el 25 de marzo de 1925, tenía 46 años y estuvo aquí durante un mes.

Su cerebro alumbró ideas que ayudaron a entender la naturaleza de la luz, del espacio y del tiempo; su aporte científico fue fundamental para posibilitar que otros iluminados, muchos años después, lograran el revolucionario avance tecnológico del siglo XX, como la televisión, internet, el rayo láser, que se desarrolló en base a los principios de la física cuántica, etc.

No fue un alumno ejemplar pero, como buen físico que fue, siempre conservó su curiosidad y un poco de su niñez. Tal como él escribiera: “¿Cómo llegó a ocurrir que yo fuera el que desarrollara la Teoría de la Relatividad? La razón, pienso, es que un adulto normal nunca se detiene a pensar sobre problemas de espacio y tiempo. Estos son cosas que ha pensado de niño. Pero mi desarrollo intelectual fue retardado, como resultado de lo cual comencé a preguntarme sobre el espacio y el tiempo sólo cuando ya había crecido. Naturalmente, pude profundizar más en el problema que un niño con dotes normales”.

No fue buen esposo ni buen padre, a una de sus hijas la dio en adopción. Luchó por la paz y se fue de Alemania apenas pudo.

A partir de 1905 Einstein cambió los conceptos de espacio y tiempo, planteó las bases de la cosmología moderna, explicó por qué existe la fuerza de gravedad, develó los misterios de la interacción entre la luz y la materia. Reveló que existen grandes cantidades de energía incluso en las masas más diminutas. En 1939 avizoró tristemente (era extremadamente pacifista) que sus investigaciones posibilitarían muy pocos años más tarde la creación de la bomba atómica.

Su Teoría de la Relatividad  relaciona a la masa y a la energía. Einstein demostró que la velocidad de la luz (que siempre es constante), lo demás (como el paso del tiempo o la longitud de los objetos) puede ser relativo.

En 1921 le fue otorgado el Premio Nobel por sus descubrimientos sobre la naturaleza de la luz y por su explicación del efecto fotoeléctrico, trabajos publicados en ese año milagroso, 1905.

En nuestro país se realizará un ciclo anual de conferencias en el Centro Cultural Borges; consulte: www.universoeinstein.com.ar

(Tomado de la nota aparecida en “Viva”, La Revista de Clarín, 6 de marzo de 2005)