Peeling rápido
En un fin de semana

por:  Inés Beatriz Cardella - Cosmiatra

Muchas mujeres mueren de miedo por sólo escuchar la palabra peeling. Para ellas la  promesa de renovar la piel no era un argumento suficiente para exponer su rostro a un tratamiento que las obligaba a esconderse en su casa, incluso de los familiares. Después del tratamiento dermatológico, antes de la descamación, el rostro mostraba señales de piel quemada, oscura, hinchada e irritada. Y no había manera de ocultar que esa mujer se había hecho peeling. “La clienta no podía ni ir a trabajar, necesitaba desaparecer del mundo por lo menos durante una semana”. Este panorama comenzó a cambiar, inicialmente en Europa y en los Estados Unidos, hace aproximadamente siete años, con el weekend peel, una técnica que proporciona una descamación más moderada y que fue clasificada como de intensidad media por los médicos y cosmiatras.

La novedosa técnica no es dolorosa, se realiza en gabinete y dura apenas treinta minutos. El tratamiento se realiza un jueves o un viernes y al día siguiente la apariencia del rostro es normal. El viernes a la noche la piel comienza a desprenderse levemente, como un plástico fino. El sábado la descamación es intensa y el lunes ya casi no se nota nada.

El peeling de fin de semana puede ser hecho con resorcina y ácido salicílico, láctico o retinoico, en concentraciones que pueden variar entre un 5 y un 20%, de acuerdo al criterio de la cosmiatra, o con productos importados.

FILTRO SOLAR antes y después

Antes de aplicar esos ácidos en la piel es necesario utilizar, como mínimo una vez por semana, un protector solar con FPS superior a 20. El lunes el cuidado debe continuar. El otoño es la estación ideal para iniciar este tipo de tratamientos.

Aunque el peeling de fin de semana tiene muchas ventajas en comparación con los tratamientos más invasivos, casi siempre es necesario repetirlo por lo menos cuatro veces para que los resultados sean realmente exitosos. En casos de malasma se tendrán que realizar entre 8 a 10 sesiones.

La recuperación posterior al peeling de fin  de semana es mucho menos traumática que cuando se practican procedimientos profundos.

El peeling de fin de semana es un procedimiento ideal para quien trabaja y no puede quedarse algunos días en su casa, y puede ser una solución valiosa ante un programa inesperado o un compromiso importante.