En el Nivel Inicial ¿se puede prevenir un fracaso escolar?

por las Profesoras Angélica Piuma, Silvina Vilar, Ana María Pose

Nuestra experiencia en instituciones educativas que se dedican a los primeros años de vida de los niños, nos muestra que no sólo ellos son los protagonistas del Jardín de Infantes, sino que los padres ocupan un lugar esencial en la preocupación de los educadores.

En el nivel inicial (niños de 3 a 5 años) no podemos hablar de fracaso escolar, pero la experiencia nos demuestra que determinadas dificultades en dicho nivel pueden ser el comienzo de un futuro problema, ignorándose ciertos indicios que parecen predecirlo.

La educación temprana aporta la relación con otros niños y adultos que deja huellas profundas en la construcción del psiquismo y constituye la primera mirada extrafamiliar preventiva, permitiendo la detección de trastornos en la infancia.

En la mayoría de los casos es la maestra jardinera la que detecta el problema, pero no siempre cuenta con el apoyo de los padres y pediatras, que suelen hacer caso omiso a indicadores que los docentes observan a través de la conducta cotidiana de los niños. Lo que podría haber quedado en el terreno de la prevención o detección precoz pasa a otra categoría con posibles consecuencias negativas personales y sociales.

Proteger los primeros tiempos de la vida es garantizar la salud y la inteligencia, pensando en el futuro.