Importancia de los Dientes Temporarios

por la  Dra. Élida Elba Echeverría - Odontopediatra

Los dientes temporarios, o primera dentición, hacen que las mamás no piensen o expresen que ellos no sirven o que si se producen caries es mejor sacarlos.

¡Atención, mamás!

Si piensan así, deben leer atentamente lo que sigue.

Éstas son algunas de las tantas razones por las que es importante cuidar y mantener sanos los dientes temporarios.

Alimentación: Los niños deben aprender a masticar y saborear las comidas, preparándolas para formar el “bolo alimenticio”, para ser mejor digeridos y procesados en el aparato digestivo.

Fonación: Aprender a hablar pronunciando correctamente las palabras.

Estética: ¿No es hermoso ver sonreír a los niños? Y si tienen una sonrisa sana, mucho mejor.

Desarrollo de la boca y los maxilares: Son muy importantes para que se desarrolle el hueso que forma los maxilares; si los dientecitos no están, el hueso no crece como debe y esto puede generar malas posiciones y grandes dificultades en numerosas funciones, y problemas de estética que en el futuro acarrearán importantes problemas personales que luego afectarán su vida social.

Mantener el espacio para los dientes permanentes. Hay que tener mucho cuidado cuando, aproximadamente a los 6 años, con el cambio de los primeros dientitos temporarios aparece el primer molar permanente sin que remplace a ninguno.

Desarrollo psíquico del niño: Para un niño no es lo mismo ver su boca sana que ver sus dientes oscuros, rotos, ausentes o con dolor. Por eso son muy importante los controles bucales para prevenir los problemas de salud.

Pero surge una pregunta: ¿Si ya están enfermos, qué hago?

La respuesta es sencilla: si los podemos conservar, serán tratados convenientemente por el Odontopediatra; pero, si la destrucción dentaria genera infección y destrucción de la pieza dentaria, será necesario retirarlos de la boca y colocar un mantenedor de espacio, para evitar el desplazamiento de los otros dientes.

Actualmente existen muchos métodos preventivos para tratar los dientes, sin dolor y sin malas experiencias. Para ello es necesario recurrir al control odontológico desde muy temprana edad.

Boca sana, vida sana.