Sentir placer por la vida

Por:  Lidia F. de De Groote - Instructora de Yoga

Les propongo buscar qué cosas nos permiten sentir placer por la vida. Para ello hay que tratar de desconectarse de los problemas diarios.

¿Cómo lo conseguimos? A través de unas cuantas respiraciones lentas y concientes, logrando relajarse, abandonar toda resistencia para encontrarse a sí mismo y escuchar tu alma.

El tiempo que dedicamos a éstos es valioso y sanador. El placer puede prolongar la vida, las emociones positivas se fortalecen y estimulan el sistema inmunitario. Entre los placeres elementales encontramos el juego, la risa, la expresión vocal, el movimiento del cuerpo, etc.

El juego nos da placer, renovando la energía, poniéndonos de buena onda.

La carcajada es placer físico. Puede inducirnos a un estado de bienestar y relajación; comprobado está que la risa alegre mejora la tensión muscular y lo anímico.

Cantar es gratificante, emocionarse al escuchar música, tararearla según la melodía, nos da serenidad, paz y alegría.

Procura tomarte un tiempo cada día para disfrutar de los placeres de la vida y lograrás una mente en paz, un cuerpo relajado, enérgico, y un corazón cariñoso. En síntesis, estarás cada día más feliz.