> Villa Devoto

119º aniversario de Villa Devoto

El nombre a la villa le fue dado en homenaje a Don Antonio Devoto quien fuera dueño de esas tierras, poseedor de una de las fortunas más grandes del país. Ayudó tanto a su país de origen, Italia, durante la primera guerra mundial, que obtuvo el título de Conde, otorgado por el Rey.

Antonio Devoto nació en Lavagna, población cercana a Génova, en el año 1832. En 1854 emigra a Argentina con el propósito de instalarse en Buenos Aires, que en la época estaba habitada por unas 90.000 personas.

En 1872 fue Antonio Devoto uno de los creadores del Hospital Italiano, en su actual emplazamiento, encabezando la lista de residentes, en su mayoría italianos, que suscribieron los primeros aportes para su construcción.

En 1884 fue colocada la piedra fundamental del templo destinado a ser parroquia de Villa Devoto, iniciándose los trabajos al año siguiente, aunque con lentitud y luego quedaron suspendidos por varios años. Por ello, en 1915 Don Antonio Devoto resolvió tomar a su cargo la prosecución de la obra, encargando la obra al Arq. Maracovik. El 30 de julio de 1916 Antonio Devoto falleció; sus restos y los de sus dos esposas actualmente descansan en la cripta de esta Parroquia San Antonio.

En 1887 fundó el Banco Inmobiliario, que adquirió en 1888, con fines de urbanización de las tierras de lo que hoy es Villa Devoto. El 12 de noviembre de 1888 fue instituido como creación del barrio; esas tierras fueron conocidas por Don Antonio Devoto en los primeros días de 1889 y fueron escrituradas el 25 de febrero de ese año. Los planos fueron presentados en abril de 1889, con el nombre de Villa Devoto, en homenaje al presidente del Banco, y son aprobados por la Municipalidad en setiembre de 1889.

En 1889 el Poder Ejecutivo autorizó al F. C. Pacífico la construcción de la estación de tren donde luego fue el centro del barrio. El Ing Carlos Buschiazzo, secundado por el Sr. J. Poggi, realizó el moderno trazado de la villa, con diagonales, espacios abiertos y profuso arbolado. Así fueron poblando esta zona grupos de alemanes, ingleses, italianos, atraídos por la paz y el aire puro del “Jardín de Buenos Aires”, aunque con muy pocas calles adoquinadas, pues casi todas eran de tierra.

Antonio Devoto donó las cuatro manzanas delimitadas por las calles Bahía Blanca, Pareja, Mercedes y Nueva York que conformaron la Plaza Santa Rosa, hoy Plaza Arenales. Estableció su residencia frente a la plaza, ocupando la manzana comprendida entre Mercedes, Nueva York, Salvador María del Carril y Gualeguaychú. Hoy, lo que quedó de esta mansión, lo ocupan la Escuela 15 “Antonio Devoto”, la Escuela Municipal de Enseñanza Media N° 3 y parte del Circuito Cultural Devoto.

Don Antonio Devoto también fue Presidente del Banco de Italia y Río de la Plata durante 35 años, presidente de la Comisión Directiva del Nuevo Hospital Italiano, y creador y luego presidente del Frigorífico Argentino.

También adquirió tierras y organizó ocho progresivas colonias. A principios de 1905, Antonio Devoto adquirió los valiosos campos que la South American Land Company poseía en La Pampa. Llamó a cooperar a sus hermanos Bartolomé y Tomás, y con ellos constituyó la S. A. Estancia y Colonia de Trenel. Se subdividieron esos campos, entró la colonización, luego el ferrocarril cruzó aquellas tierras en todos los sentidos, dejando seis estaciones dentro de su perímetro y otras seis estaciones colindantes. La producción agrícola siguió en creciente progresión y a los cinco años se producían 80.000 toneladas de trigo.

Antonio Devoto puso en manos de su sobrino, Federico Devoto, la dirección de los 11 establecimientos de campo y centros de colonización.