El buen dormir

        por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

En el ser humano lo natural es que esté despierto durante el día y que duerma en la noche.

Sin embargo el dormir bien es motivo de preocupación para muchos, porque padecen trastornos del sueño que alteran su vida cotidiana.

La vida moderna nos suele mantener despiertos hasta altas horas de la noche y el horario laboral nos obliga a levantarnos cuando aún no amaneció. ¿Qué pasa entonces con las horas que debemos dedicar al descanso? Se modifica nuestro orden de sueño natural y se descontrola nuestro equilibrio biológico. Este desequilibrio no afecta a todos por igual.

El buen dormir es necesario para recuperar las energías gastadas durante el día.

Entre los trastornos del sueño más frecuentes debemos considerar la dificultad para conciliar el sueño y el despertarse a las dos o tres horas.

Los trastornos del sueño no son en sí mismos una enfermedad, sino un síntoma de que algo está pasando física y psíquicamente o en nuestra calidad de vida.

Como primera medida, debemos revisar cómo pasamos nuestro estado de vigilia, porque un mal día generalmente nos predispone para pasar una mala noche. Los desarreglos del día pasan su factura a la noche.

Si, luego de cambiar algunos hábitos diurnos, nuestro trastorno se mantiene, se hace necesaria la consulta con un profesional especializado.

Para mejorar nuestra calidad de vida debemos darle más importancia a las horas dedicadas al descanso, especialmente al nocturno. Quien pasa una buena noche, con un sueño reparador, puede empezar el día con mejor estado de ánimo y con más energía.