Líneas de expresión:

¿Cuál es el tratamiento para elegir?

por la Dra. Silvia Chapiro (Medicina Estética y Homeopatía Unicista)

La toxina botulínica es un tratamiento médico, no quirúrgico, que se realiza en consultorio.

Este tratamiento está indicado en las arrugas que se forman por un exceso de contracción de los músculos faciales y entonces, por acción de la toxina, la musculatura se relaja produciendo un efecto de atenuación de las líneas de expresión que se han intensificado con el paso del tiempo. Estas líneas de expresión que se van formando son las conocidas “patas de gallo”, arrugas de la frente y pliegues entre las cejas.

Su aplicación no produce dolor, en algunas ocasiones puede sentirse una leve molestia. La duración de cada aplicación depende de cada paciente, pero se estima que es de 4 a 6 meses.

Cualquier persona con líneas de expresión (arrugas dinámicas) puede ser sometida a este tratamiento, previa consulta y evaluación del médico.

Se puede aplicar en forma efectiva en hombres y mujeres, desapareciendo las líneas de expresión y recuperando el envejecimiento facial, con una apariencia más  juvenil y mejoramiento de la autoestima.