Tareas en diciembre: 

Preparándonos para el verano

por Santiago Strático (Técnico en Jardinería y Floricultura U.B.A.)

En este mes entramos ya en plena temporada de verano. Queremos concretarte las tareas que deberás realizar para mantenerlo sano y fuerte, dispuesto a superar el temido calor estival.

Riego: El riego debe intensificarse de manera paulatina en este mes. Debes hacerlo poco a poco, evitando que las plantas tengan un exceso de agua que podría conllevar problemas como infecciones de hongos y bacterias. Muchas flores estarán marchitando ya. Recuerda que es mejor retirar las flores y hojas secas, puesto que así lograrás nuevas floraciones más rápidamente.

Especies: Se afianzan las variedades propiamente estivales, como lalegría del hogar, penachos, portulacas, zinnias, etc. Otras especies a las que puedes darle nueva cabida en tu jardín son las plantas aromáticas; busca un lugar especial para ellas: la menta, albahaca, lavanda, salvia, y otras, pueden ser un punto muy interesante y útil de tu jardín.

Abono: Del mismo modo que necesitan un plus de agua, las plantas también requieren más nutrientes en su época de pleno crecimiento. Preparar la tierra es básico. Hazlo con abonos naturales (cómposts) o bien con productos especialmente preparados, como el “Fertifloral” o el humus de lombriz, productos altamente recomendados para las personas que tienen pocos conocimientos sobre el abonado y temen abonar por exceso o por defecto.

Poda: Ahora es el momento de podar los setos, arbustos, etc., puesto que si lo haces de este modo les permitirás que se desarrollen mejor con una brotación intensa. Recuerda que para podar es mejor hacerlo cuando no haya mucho sol. Fíjate también en las posibles enfermedades que afecten a las plantas: utiliza productos adecuados a cada tratamiento y poda aquellas ramas muy afectadas.

Bulbosas: Si quieres aprovechar los bulbos para la temporada que viene, es el momento de ponerte manos a la obra: En primer lugar deberás dejar que las hojas y las flores se marchiten por completo. Cuando estén completamente secos, se poda y se guardan en un lugar fresco, seco y oscuro hasta la temporada siguiente.

Frutales: Dales un poco de atención, especialmente a lo que refiere a plagas y enfermedades. También es recomendable que te fijes en la cantidad de frutos que tiene cada árbol, arbusto o parra y que los aclares un poco (entresacando frutos). En muchas ocasiones, los plantas no tienen fuerza suficiente para que toda la floración se convierta en fruta de dimensiones aceptables.

Césped: En realidad, en el verano empieza la época de mayor crecimiento del césped. Una vez hechas las tareas de desyuyado y preparación del suelo con abonos y fertlizantes ya detallado en los artículos anteriores dedicados al césped, es importante continuar con un tratamiento de abono y fertilizado mensual hasta abril. Cortarlo con frecuencia, evitando por supuesto las horas de máximo sol.