Se inició el proceso
de separación de residuos

Desde comienzos de este año se colocaron 10.000 contenedores en distintos barrios de la Ciudad. A partir del 1° de junio se inició el plan de separación de residuos entre secos y húmedos, con la instalación de un segundo contenedor.

Los contenedores para residuos húmedos tienen tapa gris e incluyen la deposición de restos de comida. Por su parte, los destinados a residuos secos tienen tapa naranja y un cartel en el que se detallan los materiales que se deben tirar en ellos: plásticos, vidrios, papeles, textiles y metales. Este plan prevé la instalación total de 6.000 contenedores para residuos secos en un período de 4 meses.

El plan es simple: las bolsas de residuos que se dejaban en la calle ahora pueden ser depositadas en los contenedores, todos los días y todas las veces que sea necesario. Las ventajas son muchas: no se acumulan bolsas de basura en las veredas o fuera del horario de recolección, no se diseminan los residuos y la vía pública está más ordenada y limpia.

La separación de residuos en origen, prevista por la Ley de Basura Cero, además de las ventajas antes mencionadas, reduce la cantidad de basura que se destina a los rellenos sanitarios.