Cómo aprender a relacionarse

por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

El tratar con la gente es un verdadero arte que puede abrirnos muchas puertas y hacernos más felices.

Para conocer a la gente a la cual vamos a tratar, es importante conocernos a nosotros mismos, y es aquí donde está la clave del éxito.

Debemos actuar con los demás como nos gusta que actúen con nosotros.

Para mejorar nuestra relación con los otros, para captar su atención, para que nos recuerden bien y poder hacer algún tipo de acuerdo, es necesario que nos esmeremos en agradarles y de dar aquello que queremos recibir.

Un elemento importante es la sonrisa, ya que el que sonríe está diciendo estoy cómodo y me gusta estar con usted. Una sonrisa vale más que miles de palabras y muchas veces puede ser el primer contacto que tengamos con el otro y, quizás, el más importante, porque predispondrá a la otra persona de manera positiva para el resto de la charla. Hasta los tímidos pueden sonreír.

Otro punto importante es saber escuchar y mostrar interés por lo que nos dicen, en vez de apabullarlos con nuestras palabras. Prestar atención a su nombre, a sus intereses y a sus cualidades, nos abre las puertas para iniciar un buen diálogo y ganar su interés.

Por lo general las personas quieren sentirse importantes y ser consideradas por lo que sabe y lo que valen; por lo tanto, es bueno escuchar primero sus deseos antes de dar a conocer los nuestros.

En la medida en que el otro sea complacido, tendrá una mejor disposición para estar atento a nuestros deseos.

Agradando al otro, agradaremos. Todos tenemos características maravillosas. Aprender a descubrirlas y recordárselas a quienes nos rodean, es un arte que debemos comenzar a desarrollar, si queremos mejorar nuestras relaciones.