Más claves sanas y económicas
por: Dieta Club Devoto (Dr. Alberto Cormillot)

Comida sobrante: Los sobrantes de legumbres, cereales, carnes, pastas, aunque sea en pequeñas cantidades, pueden transformarse en ingredientes para preparar budines, soufflés, tortillas, croquetas o salpicones, combinándolos con hortalizas, queso, leche o huevo.

Para evitar las frituras conviene cocinarlas en el horno con rocío vegetal.

No descartar: *Las hojas de remolacha y los tallos (pencas) de acelga; pueden servir de base para la preparación de budines o croquetas o para enriquecer otras comidas.

*Pan duro: rallado o picado se transforma en un ingrediente para elaborar croquetas, albóndigas, milanesas, rellenos, budines, tortas y postres.

Verduras x 2: Cuando prepare caldo de verduras, luego de colarlo reserve las mismas para hacer sopa crema. Otra variante consiste en pisarlas, mezclarlas con salsa blanca; gratinadas al horno se transforman en una preparación sabrosa y nutritiva.

Frutas: *Las ensaladas preparadas con frutas frescas deben consumirse de inmediato para evitar la pérdida de vitaminas.

*Puro jugo: 10 minutos de inmersión en agua caliente bastarán para obtener más jugo de una fruta cítrica.

Pasos seguros para GUARDAR SU COMIDA

  1. Guarde las sobras en un recipiente limpio, poco profundo y que pueda taparse. No las deje donde se cocinaron o sirvieron.
  2. Divida las porciones grandes en raciones más pequeñas y coloque éstas en recipientes de un máximo de 5 cm de profundidad, para acelerar la refrigeración.
  3. Recuerde que los alimentos o platos cocidos deben consumirse, refrigerarse o congelarse en un plazo de dos horas. Si se mantienen a temperatura ambiente durante más tiempo, las bacterias se pueden reproducir hasta alcanzar niveles nocivos, por lo que el consumo de estos alimentos resultaría arriesgado para la salud.
  4. Consuma las sobras en un plazo de dos días. Algunas se mantienen en buen estado entre 3 y 5 días, pero cuanto más tiempo se conserva la comida cocinada, mayor será el riesgo de intoxicación alimentaria.

Congele los restos que no vaya a comer en forma inmediata, sin olvidar señalar la fecha en el recipiente.