Alicia Moreau de Justo

Alicia Moreau nació en Londres el 11 de octubre de 1885. Su padre, Armando Moreau, fue un revolucionario francés que, luego de una cruenta represión buscó refugio en Bélgica y Gran Bretaña. En 1890 él y su madre migraron a la ciudad de Buenos Aires, donde pronto se integró a los grupos socialistas que comenzaban a organizar el movimiento obrero argentino. Su hija Alicia solía acompañarlo a esas reuniones.

Alicia Moreau realizó estudios secundarios en el Colegio Normal Nº 1 donde, ella misma dijo, recibió decisiva influencia de parte de Hipólito Yrigoyen, quien se desempeñaba allí como profesor de filosofía; sin embargo en 1900 Alicia cuestionó severamente la participación de Yrigoyen en los levantamientos militares.

En 1906 Alicia Moreau, en oportunidad del Congreso Internacional del Libre Pensamiento que se realizó en Buenos Aires, propuso organizar un movimiento a favor de los derechos políticos de la mujer, y junto a otras destacadas mujeres fundaron el Centro Feminista de Argentina y el Comité Pro-Sufragio Femenino.

En 1907 ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, época en que la sociedad no veía nada bien que las mujeres estudiasen una profesión universitaria; integraba el grupo de seis mujeres que se inscribieron por primera vez para estudiar medicina en Argentina.

Entre 1906 y 1914, Alicia Moreau escribió varios artículos sobre educación y política en la Revista Socialista Internacional dirigida por Enrique del Valle Iberlucea, quien años después sería elegido como primer senador socialista de América Latina.

Por entonces Alicia Moreau expuso su tesis sobre la escuela nueva, en la que cuestionaba profundamente la escuela pública argentina, sosteniendo que ni los padres, ni la Iglesia, ni el Estado, tienen derecho a imponer a los niños sus dogmas y convicciones.

En 1910 junto a su padre y a Berta W. de Gerchunoff, entre otros y otras, fundó el Ateneo Popular con el fin de promover la extensión secundaria y universitaria, funcionando en locales sindicales, socialistas y mutuales, que se convirtió en uno de los centros de educación popular más activos de la ciudad. Ese mismo año organizó el Primer Congreso Femenino Internacional.

En 1914, al iniciarse la Primera Guerra Mundial, Alicia Moreau inició un amplio movimiento pacifista.

Al año siguiente obtuvo su diploma universitario con diploma de honor y una tesis titulada "La función endócrina del ovario", convirtiéndose en una de las primeras médicas de América Latina, especializándose en enfermedades femeninas y comienza a dictar clase como profesora de Fisiología en la Universidad Nacional de la Plata.

En 1919 Alicia Moreau fue designada por las organizaciones feministas argentinas como delegada por las mujeres argentinas al Congreso Internacional de Obreras, celebrado en Washington, relacionándose así con el movimiento por el sufragio femenino norteamericano. Durante el mismo viaje participó también como delegada argentina al Congreso Internacional de Médicas; como resultado de este congreso se fundó la Asociación Internacional de Mujeres Médicas, resultando Alicia Moreau electa para integrar su Comité Ejecutivo.

Alicia Moreau fue en 1920 una de las fundadoras de la Unión Feminista Nacional (UFN) que tuvo como objetivo organizar a las mujeres, a partir de centros en todo el país, para obtener la igualdad de derechos con los hombres, así como para mejorar las condiciones del trabajo femenino; Alicia fue elegida presidenta de la Unión. La acción política de la UFN resultó decisiva para apoyar la sanción de importantes leyes de reconocimiento de los derechos de la mujer y de protección del trabajo femenino.

La poetisa Alfonsina Storni solía participar de los actos de la UFN.

En 1921 decide afiliarse al Partido Socialista y al año siguiente se casó con su fundador, Juan B. Justo, que falleció siete años después, con quien tuvo tres hijos. Alicia Moreau de Justo integró en esas décadas el Comité Ejecutivo del Partido Socialista y se convirtió en la primera mujer argentina en ocupar un cargo político.

En 1925 las feministas obtuvieron su primer triunfo parlamentario al lograr la sanción de la ley que reglamentó el trabajo de las mujeres y los niños, en la que se establecía que las mujeres no podrían trabajar más de 8 horas diarias y 48 horas semanales, prohibición del trabajo nocturno y en tareas insalubres, prohibición del despido de mujeres embarazadas, licencia para amamantar y obligación de las empresas de tener guarderías.

En 1932 Alicia Moreau de Justo elabora un proyecto de ley de sufragio femenino que es presentado por el diputado socialista Mario Bravo. Sin embargo el proyecto fue rechazado por el Senado, donde predominaban ampliamente los conservadores.

Con la aparición del peronismo a partir de 1943, y durante los dos primeros gobiernos de Juan D. Perón, Alicia Moreau de Justo manifestó una clara posición opositora, en línea con la política del Partido Socialista, criticando los aspectos no democráticos del peronismo. En 1946 escribió su libro La mujer en la democracia.

En 1947 el peronismo sancionó la ley del voto femenino y dos años después sancionó una nueva Constitución Nacional que establecía la igualdad plena de la mujer y el hombre y la responsabilidad compartida frente a la patria potestad. Alicia Moreau de Justo, a pesar de su oposición al peronismo, se alegró y apoyó esas decisiones, que concretaban el objetivo por el que había luchado durante 40 años.

Luego del golpe militar que derrocó a Perón en 1955, Alicia fue designada por el Partido Socialista como uno de los cuatro miembros que le correspondían en la Junta Consultiva Nacional creada por el gobierno militar. Fue el único cargo público que desempeñó en su vida, pero personalmente no estaba de acuerdo, debido a su posición anti-militarista.

En 1956 fue nombrada directora de La Vanguardia, el importante periódico del Partido Socialista, que tenía por entonces un tiraje de 90.000 ejemplares, imprimiéndole un contenido crítico del gobierno militar; fue duramente cuestionada como populista por el ala conservadora del partido, llegando a acusarla de manejos delictivos.

En 1958 las diferencias entre ambos grupos era de tal magnitud que produjo la ruptura del Partido Socialista, formándose entonces dos partidos: el Partido Socialista Argentino (PSA) y el Partido Socialista Democrático. Alicia Moreau de Justo, junto a Alfredo Palacios, José Luis Romero, Carlos Sánchez Viamonte, entre otros, integró el PSA. Continuó como directora de La Vanguardia hasta 1960, hasta que, debido a la oposición interna dentro del PSA, debió renunciar en 1960.

En 1972, cuando el Partido Socialista Argentino se fusionó con otros grupos socialistas para conformar el Partido Socialista Popular, Alicia Moreau de Justo se alejó del mismo para formar la Confederación Socialista Argentina, junto a dirigentes como Héctor Polino, Alfredo Bravo, entre otros.

En 1975 fue una de las fundadoras de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), integrada entre otros por Raúl Alfonsín, Oscar Alende, Adolfo Pérez Esquivel, Alfredo Bravo. La APDH desempeñó un importante papel de resistencia al terrorismo de estado durante la dictadura militar que gobernó entre 1976 y 1983. En esos años Alicia Moreau de Justo acompañaba a las Madres de Plaza de Mayo en las rondas frente a la casa de gobierno y presentaba peticiones de libertad a la junta militar y a los jueces.

En 1980 fue una de las encargadas de recibir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.En 1982 fue una de los pocos dirigentes políticos que se opuso frontalmente a la Guerra de las Malvinas, consecuente con sus principios anti-militaristas.

En 1985 cumplió 100 años y fue el centro de un homenaje en el tradicional salón de la mutual socialista Unione e Benevolenza, en el que participó todo el espectro político y social de la Argentina; en esa ocasión dio su último discurso público.

Alicia Moreau de Justo falleció a los 100 años el 12 de mayo de 1986.