Nuevas tendencias en paisajismo
3ra parte
por  Santiago Strático - Técnico en Jardinería y Floricultura (U.B.A.), con la colaboración de Luciano Crosta

Si bien en los jardines se utilizan muchas especies diferentes, el jardín por excelencia es el jardín inglés, que reproduce en el interior de una casa el mismo paisaje autóctono que podríamos encontrar en el exterior, es decir, extensiones de césped y grupos más o menos densos de arbustos y árboles, todo ello, buscando lo armónico y/o simétrico. Este tipo de jardín se convirtió en el más extendido por todo el mundo y se reprodujo hasta la saciedad, a pesar de que ciertos climas no fueran los más favorables para este tipo de paisaje. El estilo predominante del paisajismo inglés ya está desapareciendo: lo comprobamos en las misma ciudad de Buenos Aires, que a tono con la tendencia actual, se están cambiando las cubiertas de césped por imágenes más rústicas cubiertas de gravillas, rocas, etc., de donde emergen regularmente algunas plantas como gramíneas, buxus, formios, etc.

También la búsqueda del retorno a la naturaleza lleva a la confección de jardines muy próximos a lo que es una vegetación libre y exuberante. Se intenta crear una sensación de lugares grandiosamente naturales, mediante flora tropical o subtropical, con especies autóctonas o importadas (exóticas): diseños que poseen como columna vertebral las palmeras: Pindó, Seaphortia, Butia, Kentia, Phoenix, etc, más dracenas, helechos, aralias…etc.

“A la moda”: El paisajismo busca el máximo diseño, las mejores tendencias, la creación y el arte. Por eso no debemos encerrarnos en un sólo estilo “de moda”sino utilizar el cual (o los cuales) que realmente nos satisfagan. Las formas y colores que se reproducen en los jardines otorgan  ese “clima” especial, personal y por qué no moderno que también se busca en otros ámbitos de la vida. Que lo oriental está de moda no es ningún secreto. La filosofía zen y la cultura japonesa han traspasado fronteras y cada día ejerce más influencia, sobre todo en aquellos que se sienten atraídos por el minimalismo y la simplicidad. La jardinería no podía ser menos y también se ha empapado de los modos japoneses a la hora de diseñar sus espacios verdes. Los jardines zen de gravilla rastrillada (las cosas modificables de la vida) con rocas inmóviles (los obstáculos que en la vida no podemos cambiar) son el mejor ejemplo de esta tendencia, donde se buscan los mínimos elementos para componer el lugar: es importante el uso de elementos no vegetales para el diseño. Para terminar, aún todo lo visto, el color por excelencia del jardín es el verde, no siendo ninguna tendencia, es una realidad presente en los espacios verdes de todo el mundo.