Educación en el Consumo

        por  Myriam Graciela Bruno - Docente

Todos somos consumidores, en mayor o menor medida, ya sea cuando compramos algo o bien cuando somos usuarios de distintos servicios.

Tanto los que producen bienes como quienes consumimos, formamos parte de una sociedad de consumo.

Por ello, es necesario conocer los derechos y deberes que nos protegen y a la vez nos ayudan a ser responsables como consumidores: derecho a la satisfacción de necesidades básicas, a la información, a elegir, a ser oído, a un medio ambiente saludable. Tanto la Constitución Nacional como la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires reconocen esos derechos.

Desde la escuela también es preciso abordar estos temas, pues los niños deben ser conocedores y receptores críticos de todos los discursos del mercado, a fin de decidir qué productos son convenientes y necesarios a la hora de decidir y elegir. Por ello esta temática está incluida dentro de los contenidos de Formación Ética y Ciudadana.

Ante la proliferación de mensajes publicitarios, es preciso fomentar una actitud reflexiva y concientizadora para preservarlos de su influencia.

También, el medio ambiente se encuentra afectado por las modalidades de consumo; con la cultura de lo desechable, de “usar y tirar”, se produce un consumo ilimitado que perjudica a las personas en el presente y también a futuro.

La escuela debe contribuir a formar consumidores responsables, a partir de acciones de la vida cotidiana que promuevan un cambio de actitud y permitan vivir en un ambiente saludable. Sabemos que implica un trabajo comprometido, pero no es una tarea imposible. Empecemos a trabajar para defender nuestros derechos en una sociedad de consumo como la actual.