Importancia de la detección precoz

Enfermedad de Alzheimer

    por:  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

Es probable que en la medida en que el envejecimiento de la población continúe, el número de personas afectadas por demencia aumente.

La forma más común de demencia es la Enfermedad de Alzheimer. La demencia es de carácter crónico y se caracteriza por deterioro en el funcionamiento intelectual, interfiriendo con la habilidad de una persona para realizar las actividades cotidianas.

La enfermedad de Alzheimer tiene un inicio insidioso, y un deterioro progresivo, a tal punto de tener que depender de otros para las necesidades básicas. Esta situación genera un importante grado de estrés, tanto en el paciente como en sus cuidadores.

Cuando se realiza un diagnóstico precoz y oportuno, se logran mejores resultados en el tratamiento.

Los tratamientos efectivos ayudan a preservar las habilidades cognitivas, limitar la dependencia y la carga psicológica.

La intervención precoz significa una progresión más lenta del proceso de deterioro.

Ante la falta de curación, tanto la mejoría como un proceso de declinación más lento son resultados terapéuticos positivos.

Es importante consultar ya ante los primeros síntomas, porque, dado que se trata de una enfermedad progresiva, la severidad de los síntomas y la carga de la enfermedad se incrementan con el paso del tiempo.

Los pacientes que no reciben tratamiento se debilitan inexorablemente, mientras que aquellos que reciben la atención adecuada tienden a sufrir un deterioro menos progresivo.

Todavía no se puede hablar de prevenir la enfermedad antes de que se desarrolle. La enfermedad de Alzheimer continúa siendo un desafío importante de salud pública a nivel internacional.

Ante la aparición de los primeros síntomas, la familia del paciente no sabe de qué se trata; luego, el diagnóstico los angustia y pueden no soportar los problemas cognitivos. Es recomendable que la familia realice consultas para estar mejor preparada, y para así poder ayudar al familiar enfermo.