La adicción al juego
Juego patológico

por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

La ludopatía o adicción al juego tiene que ver con conductas de mala adaptación frente al juego, que son persistentes y recurrentes

Se caracteriza por la incapacidad para controlar la conducta frente al juego, mentir a la familia, actos ilegales (robar para obtener dinero para el juego) y una alteración en el ámbito social y profesional.

El juego patológico por lo general empieza en la adolescencia o en la juventud y, cuando no se recibe tratamiento, se transforma en un proceso crónico con recaídas.

En las mujeres se observa más inclinación a juegos como las máquinas tragamonedas o el bingo, mientras que los hombres prefieren juegos como los deportes o las cartas.

Las mujeres refieren como factor desencadenante la soledad y el aburrimiento. En cambio, los hombres señalan a la publicidad como disparador.

No es fácil obtener un pronto diagnóstico porque muchos están avergonzados de su conducta y no dan información al respecto, o no lo consideran una enfermedad.

Cuando hay algún indicio de que pueda tratarse de esta patología, ya sea por parte de los pacientes o de sus familiares, lo más conveniente es interrogar a los pacientes respecto de si ellos no pueden manejar el aspecto lúdico o si ellos están preocupados porque el juego ha interferido en sus vidas.

Luego de una respuesta afirmativa se puede determinar el grado de deterioro que ocasionó en los distintos aspectos, así como también el distress que esta conducta está provocando.

Es importante determinar si esta conducta lúdica puede atribuirse a un trastorno bipolar o si está asociada a otras patologías, así como también averiguar los antecedentes familiares.

Para su tratamiento, generalmente se requieren intervención psiquiátrica y psicológica. Los grupos de autoayuda resultan eficaces para una mejor contención, y para el mantenimiento del cambio.