> Efemérides +
16 de Agosto...  Día del Niño

Chicos y Chicas bien criados, serán hombres y mujeres valiosos (para sí mismos, para su familia y para la sociedad)

    por:  Daniel Marino (de la redacción de la Revista AquíDEVOTO)

Señoras Madres y Señores Padres, reflexionen sobre cómo están criando y educando a sus hijos. Niñas y niños deben crecer con amor, con cuidados, e incluso con límites, de acuerdo a cada edad, pero desde que nacen.

En un viaje que hice a fin de año a Australia, encontré unas frases que me gustaron mucho. Las tenía colgadas, a modo de cuadrito y bajo el título “Children learn what they live”, mi anfitriona en la ciudad de Brisbane, mi querida amiga Sandra, a quien aprovecho la ocasión de este texto para agradecer y saludar. Sabía que iba a estar muchos días alojado generosamente en su muy confortable casa, pero ya al poco de ver esas afirmaciones y entenderlas con mi limitado conocimiento del inglés, decidí copiarlas y traducir para ofrecerlas a nuestros lectores.

El Día del Niño es una ocasión muy propicia, para que esta fecha celebratoria no se convierta solamente en una cuestión de regalos, paseos, etc., que no están mal, pero que de modo aislado y excesivo ya no resultan algo tan positivo. Sobre todo teniendo en cuenta que es un solo día del año, entre otros 364. La educación de los hijos es una tarea de los 365 días del año, todo el tiempo.

Aunque el origen de la fecha (al igual que el Día del Padre y el de la Madre) sea una cuestión comercial, materialista, estoy seguro que el Día del Niño es siempre una buena oportunidad para volver a demostrarles a niños y niñas cuánto les amamos. Pero también para revisar, íntimamente, qué aspectos de nuestra actitud para con ellos debemos mejorar, por el bien de ellos, de nosotros, y de la sociedad de hoy y de mañana.

Gracias por leer mis pensamientos. Acá van las afirmaciones que traje del oriente australiano.

Los niños aprenden lo que viven

Si los niños viven criticados, aprenden a condenar.

Si los niños viven hostigados, aprenden a pelear.

Si los niños viven ridiculizados, aprenden a ser tímidos.

Si los niños viven avergonzados, aprenden a sentirse culpables

Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes.

Si los niños viven alentados, aprenden a tener confianza.

Si los niños viven con justicia, aprenden a ser justos.

Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener fe.

Si los niños viven con aprobación, y amigablemente, aprenden a encontrar amor en el mundo.

Los chicos y chicas aprenden lo que viven.