Homeopatía y tiempos de crisis

            por el  Dr. Marcelo Melamed - Médico Homeópata

Sabido es que el ser humano es un organismo vivo en el cual permanentemente se producen fenómenos de intercambio energético, intercambio dentro sí mismo y del ser humano con el medio ambiente.

En este contexto tienen gran importancia las emociones y sus consecuencias (tristeza, angustia, stress, etc.), que alteran la armonía de estos flujos energéticos generando un desequilibrio de la energía vital, situación que, de persistir en el tiempo, llevará indefectiblemente a la enfermedad. Es este desequilibrio el primer escalón obligatorio para llegar al estado de enfermedad, según lo postulan los médicos homeópatas.

En otras palabras, no existe enfermedad en un individuo en armonía consigo mismo y con el medio que lo rodea. Siguiendo este razonamiento, sólo logrando restablecer el equilibrio de la fuerza vital se podrá considerar una curación como completa; por ejemplo: si una persona se queja de síntomas compatibles con una úlcera (acidez, ardor, eructos, etc.) y sólo intentamos abolir los síntomas, éstos desaparecerán, pero al no haber tratado la causa de ésos síntomas, es decir el desequilibrio, que siempre subyace, el mal seguirá manifestándose tarde o temprano, casi siempre en trastornos más graves.

Los tiempos de crisis generan, muchas veces, profundos desequilibrios, o la agravación de desequilibrios preexistentes en una persona que se enfrenta a situaciones traumáticas.

El reconocimiento de esta problemáticas, considerando al individuo como un ser indivisible, como una unidad mente-cuerpo, es la mejor posibilidad de iniciar un camino de curación que nos permita salir fortalecidos y vivir plenamente.

Ese es el ideal que persigue la homeopatía. Consultar a un medico homeópata es buscar la verdadera salud en forma duradera, efectiva y natural.