> Grandes de nuestro tango
Alfredo de Ángelis
Pianista y director de orquesta que se caracterizó por un estilo sencillo y bailable; fue uno de los protagonistas del resurgimiento del tango en la década del 40 y del 50.

Nació en la localidad de Adrogué el 2 de Noviembre de 1912; de muy chico comenzó a aprender solfeo y armonía. Si bien el bandoneón fue el instrumento inicial en su vida, fue el piano el medio por el cual se consagró.

Sus primeras actuaciones fueron acompañando al cantor Juan Giliberti, quien anunciaba sus presentaciones con carteles que afirmaban que el propio Gardel lo había reconocido como su sucesor.

Al poco tiempo pasa a la Orquesta de Anselmo Aieta, remplazando al pianista Juan Polito; en aquella formación participaba como violinista Juan D'Arienzo.

En 1934 pasa por la Orquesta de Graciano de Leone, después arma un binomio y más tarde integra la Orquesta Los Mendocinos dirigida por Francisco Lauro.

En 1940 forma su propia orquesta, debutando el 20 de marzo de 1941 en el café Marzotto de la calle Corrientes, con el vocalista Héctor Morea, único de sus cantores que no llegó a grabar.

Actúa en radio El Mundo, con las voces de Héctor Morea y de su nueva incorporación: Floreal Ruiz. El 1 de abril de 1946 comienza su recordada actuación en el “Glostora Tango Club”, programa radial diario, con público en el estudio, que se trasmitía 15 minutos antes del popular radioteatro “Los Pérez García”, también de 15 minutos de duración diaria; 22 años se mantuvo en el aire el “Glostora Tango Club”. De Angelis adquirió fama y popularidad y el sello Odeón lo incorporó en su elenco artístico, donde grabó 486 temas, desde julio de 1943 a enero de 1977, retornando luego a las grabaciones en Microfon y después en CBS.

De Angelis se caracterizó por el estilo bailable que impuso, y fue uno de los protagonistas del resurgimiento del tango en la década del 40 y del 50.

Supo elegir muy buenos cantores: Floreal Ruiz, Carlos Dante, Julio Martel, Oscar Larroca, Juan Carlos Godoy, Roberto Florio, Roberto Mancini, Lalo Martel, entre otros.

Carlos Dante ya había sido un consagrado estribillista,y llega a la orquesta en su plenitud, convirtiéndose en su mejor cantor, su sello distintivo.

Alfredo De Angelis fue en el cuarenta el propulsor de los dúos vocales. Recorriendo su discografía se destacan en primer lugar el binomio Dante-Martel con: “Pregonera”, “Remolino”, “Pastora”, entre otros. Luego, el dúo Dante-Larroca, después Juan Carlos Godoy con Lalo Martel y Roberto Mancini.

Es compositor de “El taladro”, en homenaje al club de fútbol Banfield, de “Pregonera”, “Pastora” (ambos con letra de José Rótulo), “Qué lento corre el tren” (letra de Carmelo Volpe) y de esa maravilla melódica que es “Remolino” y Alelí (ambos también con Rótulo).

De Ángelis fue un director que se dedicó a un tango tradicional que llegaba fácilmente al reconocimiento popular. La prueba está en la gran cantidad de discos que grabó y que tuvieron un impresionante éxito comercial.

“El Colorado”, como lo apodaban, falleció el 31 de marzo de 1992.