Feliz Navidad y Año Nuevo para todos
Unas fiestas diferentes

por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

Una vez más, llegamos a fin de año y las fiestas se acercan.

¿Qué nos pasa en este tiempo? Cosas lindas y algunas no tanto. Recuerdos y añoranzas.

Todos quieren pasarlo bien, con amor y paz, pero, a medida que avanza el mes, empiezan las preguntas. ¿Dónde lo pasamos? ¿Cón quién? ¿Con tu familia o la mía? Y no siempre hay acuerdos.

Surgen discusiones, familiares que se ofenden, dinero que se gasta demás en regalos, y teniendo a nuestros hijos como espectadores.

A veces la noche se convierte en una verdadera peregrinación, de casa en casa, con todos y con ninguno, llevando y recibiendo regalos y brindando en cada lugar.

¿Por qué la gente come y bebe en exceso como si fuese la última vez? ¿Por qué aparecen las caras largas y el mal humor?

¿Qué pasó con nuestro proyecto de tener una celebración llena de alegría?

También, en medio de tanto alboroto, llegan las lágrimas por los que ya no están.

Vienen a nuestra mente recuerdos de nuestra infancia donde en las fiestas había paz y amor.

Pensemos cómo podemos hacer para repetir aquellos momentos y brindarles a nuestros seres queridos todo aquello que nuestros padres nos dieron.

Si no podemos estar todos juntos, ya sea porque las familias crecieron o porque algunos viajaron y están lejos, disfrutemos juntos los que podemos reunirnos y, con los que no, bastará una comunicación usando toda la tecnología de la que disponemos.

Tratemos de reencontrarnos con nuestro niño interior y así volver a reír y soñar como antes.

También llega el momento del balance. ¿Qué hicimos? ¿Qué no hicimos? ¿Fue bueno o fue malo?, y casi sin darnos cuenta llega la fecha esperada y no encontramos la respuesta.

Sugiero en estos casos hacer un recorrido por todo lo bueno que nos pasó, y dar gracias por cada momento de felicidad. Abrazarnos muy fuerte con aquellos que nos acompañan, y prometernos estar cada día mejor.