> Historia de la Música y Análisis Musical

“El botiquín musical”

Extractado por la Prof. de piano y música Estela González
del libro de Christoph Rueger, capítulo Inseguridad. Dominio interior.

Casi nadie está libre de algún complejo... Primero deberíamos resolver una cuestión: ¿Quién establece los criterios que nos hacen sentir inferiores?

No se trata de cumplir con todos los requisitos de los clichés del momento, sino de tener capacidad de convicción y la sugestividad de una personalidad que se encuentra en consonancia consigo misma; todo ello requiere, naturalmente, sustancia y esfuerzo.

Algunos compositores tuvieron graves complejos que superaron admirablemente.

El creador de Bolero, Maurice Ravel, era muy pequeño, tenía una cabeza desproporcionadamente grande (principio de hidrocefalia) y su constitución física era tan débil que el ejército lo declaró inútil para el servicio militar.

Franz Liszt, jovial y triunfador en todo el mundo, tenía tres complejos: era de pueblo, casi no tenía educación escolar y a los diecisiete años tuvo que soportar una fuerte decepción que no pudo olvidar, y que lo llevó a coleccionar mujeres de la aristocracia como si fueran mariposas. El padre de su primer amor le dejó claro que su gran éxito como compositor no podía salvar la distancia que había entre su baja condición social y la hija de un ministro.    (continuará)