Mercedes Sosa (q.e.p.d.)

Mercedes Sosa nació en la ciudad de San Miguel de Tucumán el 9 de julio de 1935. Fue la cantante de música folclórica argentina más reconocida en América Latina, Europa, Israel, Japón, Corea, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, China.

También incursionó en otros géneros musicales como el tango, el rock y el pop, entre otros. En sus inicios poseía un registro cercano a soprano, pero luego, con los años se fue haciendo más grave. Gracias a su timbre oscuro y cálido, y a una perfecta entonación, se ha convertido en una de las voces más destacables de la historia de la música argentina.

Era descendiente de diaguitas y franceses. En octubre de 1950, quinceañera, empujada por el entusiasmo de un grupo de amigas, se animó a participar en un certamen radial organizado por LV12 de Tucumán; con el seudónimo de Gladys Osorio; su incipiente calidad como cantante la hizo triunfar; el premio fue un contrato por dos meses de actuación en la emisora.

Radicada en 1957 en Mendoza en los años cincuenta a raíz de su casamiento con el músico Manuel Oscar Matus, lideró con su esposo, y junto a Armando Tejada Gómez y Tito Francia, el “movimiento de la nueva canción” que se desarrolló a mediados de los años sesenta, que en Argentina se llamó “Movimiento del Nuevo Cancionero”, una corriente renovadora del folklore que proponía dejar de lado las modas pasajeras, para poner el acento en la vida cotidiana del hombre argentino, con sus alegrías y tristezas.

A comienzo de los años setenta, publicó dos discos conceptuales en colaboración con el compositor Ariel Ramírez y el letrista Félix Luna: “Cantata Sudamericana” y “Mujeres Argentinas”. También hizo un tributo a la cantautora chilena Violeta Parra.

Simpatizante de Perón en su juventud, apoyó las causas de izquierda a lo largo de su vida. Tras el golpe de estado del 24 de marzo de 1976, permaneció en el país a pesar de la represión y del hecho de que sus discos fueran prohibidos, hasta que en 1979, en un concierto en La Plata, fue cacheada y detenida en el propio escenario y el público asistente arrestado; fue entonces que se exilió en París, y en 1980 se afincó en Madrid. Poco antes había muerto su segundo marido. Mercedes podía entrar y salir del país, ya que no tenía causa judicial alguna, pero no podía cantar; fue un castigo doble para ella y para todos los argentinos.

Regresó a la Argentina en 1982. En esa ocasión realizó una serie de conciertos históricos a sala repleta en el Teatro Ópera de Buenos Aires. Durante los años siguientes continuó dando recitales exitosos dentro y fuera de Argentina, actuando en estadios y en los escenarios más grandes y prestigiosos como el Lincoln Center, el Carnegie Hall (donde recibió una ovación de 15 minutos), el Mogador de París y el Concertegebouw de Ámsterdam, el Teatro Colón de Buenos Aires, en el Coliseo de Roma, etc.

Luego de dos años de ausencia de los escenarios, en setiembre de 2005, Mercedes Sosa puso lo mejor de su empeño para superar algunas adversidades de salud y realizó el lanzamiento de su producción discográfica “Corazón Libre”, publicada por el sello internacional Deutsche Grammophon, simultáneamente en todo el mundo. Con este álbum folklórico y acústico, Mercedes llevó esta obra a toda Europa, las Américas, Israel, Japón, Corea, Singapur, Australia, Nueva Zelanda y, por primera vez en su carrera, a China.

En 2008 realizó una gira por América, España, Italia, Alemania e Israel.

Siguió siempre ampliando su repertorio, y grabando en varios estilos. Fue convocada para grabar con artistas internacionales como Andrea Bocelli, Chico Buarque, Gal Costa, Alfredo Kraus, Pablo Milanés, Nana Mouskouri, Milton Nascimento, Luciano Pavarotti, Silvio Rodríguez, Sting, Cecilia Todd, Caetano Veloso, entre otros. También grabó con muchos intérpretes argentinos.

Su último trabajo es “Cantora”, lanzado poco antes de su muerte, un álbum doble donde canta 34 canciones a dúo con destacados cantantes iberoamericanos, cerrando con el himno nacional argentino.

A lo largo de su actividad artística obtuvo muchísimos premios, en nuestro país y en el exterior.

Este 18 de septiembre ingresó al Sanatorio de la Trinidad, ubicado en el barrio de Palermo en Buenos Aires, debido a una disfunción renal, la cual había evolucionado negativamente hacia una falla cardiorrespiratoria. Su estado de salud se volvió crítico y en la madrugada del 4 de octubre se produjo el fallecimiento.