¿Te impiden ser feliz?

Manías y Obsesiones

por:  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

Sin padecer un trastorno obsesivo-compulsivo severo, en la actualidad hay muchas personas que tienen ciertas conductas de tipo obsesivo que limitan su vida cotidiana y que les impiden ser felices.

La necesidad de que todo esté súper ordenado a su alrededor, enojarse cuando las cosas no salen exactamente como ellas quieren, gastar dinero de más para calmar su ansiedad, cumplir con rutinas para evitar malestares emocionales, etc., son algunas de las conductas que las condicionan, les quitan tiempo para el disfrute y, en ocasiones, traen problemas en la convivencia.

Estos “síndromes fantasma” no llegan a impedir una vida normal, pero la complican bastante.

Las ideas obsesivas y las manías son pensamientos o imágenes persistentes, repetitivas, involuntarias y difíciles de soportar y provocan malestares.

Un hábito positivo y habitual como el lavarse las manos puede transformarse en una obsesión si necesitan hacerlo de manera demasiado frecuente y sin real necesidad.

Lo mismo sucede con el control reiterativo de las perillas del gas o la cerradura de la puerta de calle.

Todos aquellos que padecen sintomatología igual o parecida a las mencionadas tienen un común denominador: están esclavos de sus obsesiones y/o manías.

Aunque no estén frente a una patología severa, se recomienda la consulta con un profesional del área, para tener una mejor calidad de vida.