> Ciencia

Una nueva era para la física

El LHC (Large Hadron Collider) (o “Máquina de Dios”, como mal denominado fue el LHC) se puso en marcha. Tras un desperfecto sufrido en setiembre del 2008, fue puesto nuevamente en funcionamiento, logrando el record de la colisión más energética de todos los tiempos, aunque es muy inferior al máximo que logrará cuando esté funcionando a su máxima capacidad.

Los haces de partículas fueron inyectados por primera vez en el LHC el último 30 de marzo y luego colisionaron a una energía total de 7 teraelectron voltios, en lo que científicos calificaron como un gran paso adelante en la investigación cósmica.

Las colisiones crean simulaciones a pequeña escala del Big Bang, la explosión primigenia ocurrida 13.700 millones de años atrás y de donde se cree habría emergido la totalidad del cosmos.

Al observar las conductas de las partículas tras colisionar, investigadores de CERN esperan develar los secretos del cosmos, como la composición de la materia oscura o nuevas mediciones fuera de las cuatro conocidas actualmente, entre otras cosas.

Científicos que observan el anillo ovalado de 27 kilómetros del LHC ubicado bajo la frontera entre Suiza y Francia, cerca de Ginebra, dijeron que ahora se registraban 100 colisiones por segundo, el doble que en el primer día en que se dio inicio a la súper potencia.

Físicos en el centro de investigación nuclear CERN dijeron que crearon 10 millones de "mini Big Bang" en la primera semana de operaciones a alta potencia en su experimento para investigar los secretos del cosmos.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por su sigla en inglés), ubicado 100 metros bajo tierra y en el cual pequeñas partículas de materia son colisionadas en una fracción de segundo bajo la velocidad de la luz, está funcionando muy bien.

Los físicos del CERN, nombre con el que se conoce a la Organización Europea para la Investigación Nuclear, trabajan en estabilizar los haces de partículas para obtener mejores resultados. El plan previsto es entrar en una fase de toma de datos continua por un período de entre 18 y 24 meses, con una breve parada técnica a finales de 2010. Después de “redescubrir” el Modelo Estándar de partículas ya conocido, anuncia el CERN, los experimentos iniciarán la búsqueda sistemática del bosón de Higgs, apodado la “partícula de Dios”. También se tratará de averiguar si existen las partículas supersimétricas.