> Fiestas Populares

La 9 de Julio fue escenario de
una masiva fiesta histórica

Extraordinaria y nunca vista la multitudinaria participación que tuvo el pueblo en los festejos de este Bicentenario de la Revolución de Mayo. Ni el clima lluvioso ni la lluvia del 23, empañó la asistencia a esta fiesta. Y no se produjo incidentes de importancia que empañara la alegría del festejo patrio.

Desde el 21 de mayo a las 18 hs. hasta el 25 inclusive, los argentinos disfrutamos del Paseo del Bicentenario, un espacio federal a cielo abierto, por los 200 años de la Revolución de Mayo, junto a todas las provincias y a los países invitados, muchos de los cuales también festejan su Bicentenario.

El Paseo del Bicentenario fue emplazado en la avenida 9 de Julio, desde Belgrano hasta Corrientes. Cada provincia puso de manifiesto su identidad con lo que la distingue, como su artesanía, su gastronomía o bellezas naturales. Todas tuvieron participación en: su espacio provincial, en el gastronómico, en el desfile federal y en espectáculos artísticos.

Los países participantes, como República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Cuba, Haití, México, Panamá, Venezuela, Uruguay, Perú, Italia, Francia, España, Paraguay, Ecuador, Chile, Colombia, Brasil y Bolivia tuvieron su lugar.

La programación artística general fue muy amplia y se desarrolló en tres escenarios diferentes durante los cinco días de los festejos: del folklore al tango, del humor a la danza, música de películas, el rock argentino desde sus orígenes y shows con artistas nacionales e internacionales.

Participaron, entre otros, Luis Alberto Spinetta, Moris, Fito Páez, León Gieco, Lito Nebbia, Jaime Roos, Gilberto Gil, Soledad Pastorutti, Gustavo Santaolalla, Víctor Heredia, Teresa Parodi, Liliana Herrero, Peteco Carabajal... el gran músico Horacio Salgán, quien merece al menos una frase especial, pues reapareció en público, con sus casi 94 años de edad; y para más, por la reprogramación de artistas de la fecha anterior (por lluvia), debió tocar a la intemperie a la 1.30 de la madrugada; interpretó 2 tangos con el Quinteto Real (que ahora dirige con solvencia su hijo César), pero con una variante: el joven guitarrista actual fue remplazado por el histórico compañero de Don Horacio: Ubaldo De Lío. Un momento que fue una perla artística de los festejos, dado que si bien hubo varios invitados internacionales de valía (como G. Gil y Pablo Milanés), el gran creador de “A fuego lento” y “La llamo silbando” (que fue el segundo tango que tocó) está siempre a la altura de los grandes creadores internacionales.

El 25 por la noche más de 2.000 artistas participaron del desfile central que comenzó en el Cabildo y se desplazó a la Av. 9 de Julio con 19 cuadros temáticos que representaban diversos aspectos de la historia de estos 200 años de historia, con un despliegue escenográfico imponente, mostrando la historia de la inmigración, el avance en la industria nacional, el concepto de soberanía, entre otros; la parte artística estuvo a cargo de Diqui James, director del conjunto Fuerza Bruta. James viene incursionando hace más de 20 en el fenómeno artístico conocido como teatro de operaciones, desplegando ya su tercera agrupación y varias series de espectáculos e ideas.

El  cierre fue con Fito Páez, se cantó el Himno Nacional y terminó con un show de fuegos artificiales.