Adolescencia y Drogas

Por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

La adolescencia se caracteriza por el conjunto de cambios que se ponen en marcha de acuerdo al ritmo del “reloj biológico” que cada uno lleva en su código genético. Estos cambios físicos y psíquicos los preparan para la edad adulta.

Aparece la preocupación por la opinión del otro y en especial de sus pares, así como la identificación con sus modelos o personajes idealizados.

En la adolescencia surge una curiosidad y un deseo de nuevas experiencias transgresoras y su necesidad de ser aprobados por otros, a cualquier precio.

Nos encontramos ante una edad crítica en lo que se refiere al consumo de drogas.

Es fundamental que en la adolescencia, cuando el individuo define su postura frente al consumo de drogas, llegue con los valores y referencias bien establecidos desde el núcleo familiar y social.

Es fácil entender el miedo que tienen los padres frente al consumo de drogas, pero conviene estar bien informado y actuar en consecuencia. Se sugiere no agobiar a los hijos con sospechas infundadas y continuas persecuciones.

La tarea debe empezar en edades tempranas, anteriores a la adolescencia, con buena comunicación, con la valoración de sus capacidades, la puesta en marcha de responsabilidades, el establecimiento de límites y, por sobre todo, la expresión abierta del afecto.

Ante la percepción de algún tipo de consumo, se debe exponer la preocupación y el deseo de buscar soluciones ofreciendo la consulta con un profesional que definirá la existencia o no del problema y, de ser necesario, se iniciará el tratamiento adecuado.