Importancia de la precoz detección de dificultad auditiva

por:  Lic. Sandra N. Serra - Fonoaudióloga Centro Médico Evangélico

Hoy podemos saberlo rápida y precozmente gracias a nuevas tecnologías como el estudio de las otoemisiones acústicas.

El oído cumple un papel fundamental en nuestras vidas al posibilitarnos el acceso al lenguaje y por lo tanto al desarrollo de nuestras aptitudes intelectuales y cognitivas en general.

La detección precoz de las alteraciones auditivas en los recién nacidos es importante porque posibilita una rápida intervención, si el diagnóstico se establece antes de los 3 meses.

Así como es obligatorio que a todo bebé se le practiquen exámenes para detectar hipotiroidismo y fenilcetonuria (F.E.I.), también una posible hipoacusia o sordera congénita debe ser estudiada, considerando que estas son patologías 10 y 100 veces (respectivamente) más frecuente que las dos primeras.

Existen casos en que el bebé padece un tipo de sordera moderada que le impide escuchar una conversación, pero oyen ruidos intensos. Sus padres no perciben el problema auditivo porque el bebé reacciona al ruido de cascabeles o timbres como si tuvieran un oído normal.

Es difícil darse cuenta de la existencia de una sordera moderada mediante la simple observación; muchas veces se hace evidente después de los 2 años de edad, momento en que ya existe un retraso en el lenguaje y en el desarrollo en general.

Muchos de los trastornos de aprendizaje y/o conducta aparecen en niños con algún grado de pérdida auditiva.

Cómo saber si su bebé escucha bien

Actualmente el procedimiento más utilizado para examinar la correcta audición del bebé es el estudio de las otoemisiones acústicas; es una prueba simple, son procedimientos rápidos, no invasivos, y específicos para detectar alteraciones en la audición desde el primer día de vida del bebé.

Una pequeña probeta se coloca dentro del canal auditivo del bebé y a continuación varios sonidos son presentados; luego se miden las respuestas gracias a una computadora y equipos especiales para esto. Una cóclea normal (la cóclea es parte del oído interno) emitirá a su vez un sonido como respuesta; si no se detecta ninguna respuesta de la cóclea con esta probeta, entonces se sospecha la presencia de un problema auditivo.

Este examen no mide el nivel preciso de audición del niño; solamente evalúa si la cóclea está respondiendo dentro de parámetros normales o fuera de ellos. Es un chequeo rápido. Nuestro equipo incorpora esta tecnología desde hace varios años.