Psicoterapias avanzadas que
logran mejoría inmediata
Primera Parte

        por el  Lic. Marcelo Fraga - Psicólogo

A medida que fueron pasando los años se fue avanzando en los conocimientos de los procesos mentales.

Hasta hace muy poco tiempo resolver algunos desórdenes anímicos, como por ejemplo una fobia, podía llevar muchos meses de psicoterapia.

Pero en los últimos años, gracias a la integración de los conocimientos de diversas disciplinas tales como la psicología, la neurología, la psiconeuroendocrinología y a los aportes por la Medicina Tradicional China, se ha logrado reducir de un modo considerable los tiempos de mejoría de los pacientes.

Hoy en día utilizando este tipo de psicoterapias se pueden observar muy buenos resultados en muy poco tiempo. Esto es a tal punto que muchos casos de fobias se pueden resolver en una o dos sesiones. Del mismo modo se trabaja con los ataques de pánico y con resultados sorprendentemente rápidos.

Una de estas psicoterapias de avanzada es la denominada EMDR, cuya sigla es en ingles, pero que traducida sería algo así como Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares.

Este procedimiento consiste en movilizar la información contenida en uno de los hemisferios cerebrales al hemisferio cerebral opuesto.

Se ha estudiado que nuestro cerebro guarda información de manera diferente en cada uno de sus hemisferios cerebrales y por lo tanto cada uno de ellos tiene determinada información que el otro desconoce.

Parte de esa información termina generando desórdenes anímicos, porque el paciente no puede registrarla en forma consciente.

Con este tipo de terapias lo que se hace es revertir este proceso de desconocimiento de la propia información guardada para que el paciente quede liberado del malestar que le produce.

Otro tipo de terapia increíblemente rápida es la Cromoterapia Auricular. Ésta consiste en abordar traumas antiguos que quedaron registrados a nivel celular en todo el cuerpo del paciente. Se ha descubierto que el uso de colores es determinante a la hora de trabajar procesos dolorosos antiguos.

Muchas veces ocurre que una persona está funcionando mal como individuo pero no sabe por qué le pasa lo que le pasa. Pero aunque su cerebro no recuerde que hay algo del pasado que quedó sin resolver, cada una de las células de su cuerpo guarda esa información en forma de codificación.

Y es precisamente esa codificación que corregimos con el uso de determinados colores en determinados puntos del cuerpo.

El conocimiento de esos puntos del cuerpo proviene mayoritariamente de la milenaria Medicina Tradicional China.