+

“Viejo Bondi”, en Barracas

Buenos Aires ahora tiene un café temático dedicado a los colectivos

Los colectivos, ese porteñísimo medio de transporte, ahora tienen su lugar en un café de Buenos Aires. Está ubicado en uno de los viejos barrios de Buenos Aires: Barracas.

“Viejo Bondi” se inauguró el 4 de diciembre, y es un cálido ambiente, con una simpleza como de bar americano pero con toda la decoración referente a los colectivos, con mucho fileteado, los clásicos espejos grabados, etc. Además, muchas fotos de diversos modelos de colectivos antiguos, con los epígrafes aclaratorios de modelo del vehículo y año de la foto, y también varias partes de un colectivo (esto puede verse en las fotos de abajo).

Además de lo interesante de conocer el lugar, se recomienda ir en grupo porque el ambiente es muy propicio para la charla, cafecito mediante; también se puede tomar una fresca cerveza (muy tentadora para esta época del año) con una buena picadita.

Quienes quieran conocerlo, deben acercarse a la Av. Montes de Oca al 1440, en el tradicional barrio de Barracas. Está ubicado en una zona del barrio que últimamente se está poniendo más comercial y apta para visitar.

Una buena opción para ir conociendo sobre este interesante emprendimiento es acceder a su sitio en Internet:  www.viejobondi.com.ar

Dado que tuvimos el privilegio de estar entre los invitados a la inauguración, compartimos con los visitantes de AcercandoLosBarrios una selección de fotos:

El frente del local, con su logotipo impreso en la vidriera, y adentro puede verse algo del local, que aunque tiene un frente angosto, es largo, profundo.

Pasando la barra, que está a unos dos tercios del largo del local, empieza un pequeño living-room (hoy día llamado “lounge”) con algunos flamantes sofás donde sentarse a charlar más relajado que en las sillas, y en este sector están ubicados varios elementos de un “viejo bondi”, como la parte del frente del Mercedes Benz (foto de arriba), o el volante (foto de abajo); en las dos partes (impecables en conservación y presentación) se ve claramente el famosísimo ícono de la marca.

Daniel, dueño del local, en una de las mayores pruebas de fuego de cualquiera que pretenda manejar un “cafetín” porteño: la preparación del café expreso, que es todo un clásico de Buenos Aires, y sigue siendo uno de los principales motivos por los que sus habitantes son tan habitués de los cafés. Demás está aclarar que la prueba la aprobó ampliamente, demostrando lo que se rumoreaba, de que ya tenía experiencia previa en el rubro.

Daniel y su mujer, Ruth, en el momento del brindis, en el cual todos los invitados les deseamos a los dueños el merecido éxito de este emprendimiento que se origina en una excelente idea pero que además se logró llevar a la realidad con adecuado criterio, suficiente inversión y un evidente cariño por los dos rubros que se reúnen por primera vez: el café porteño y los colectivos.

 

También con la copa de brindis en mano, los jóvenes que ofician atendiendo al público: las 2 mozas y los mozos. Es oportuno remarcar lo predispuestos que son, atentos y dedicados tanto ellos como ellas, porque precisamente la atención al público es el mayor punto flojo de muchos buenos locales. A “Viejo Bondi” se puede ir tranquilo, que se tiene un servicio como el que se espera.

Luego del brindis, llegó el momento de una ronda de rico café, para tomar con porciones de estas 5 distintas tortas que resultaron deliciosas.

Como puede verse, las sillas que sirven para sentarse cómodamente en las mesitas son adaptaciones de asientos de colectivo; una gran idea para acentuar el motivo del local. Son un modelo muy cómodo de asientos (reclinados), y además, en “Viejo Bondi” estos asientos convertidos en sillas están libres, y no clavados al piso como en los colectivos. Mirar las filas de sillas da la sensación de haber subido a un colectivo, pero al sentarnos nos damos cuenta de que es mucho más cómodo.

Sobre un ángulo, de frente a la entrada, y justo antes de donde empieza la barra, se encuentra esta maravillosa parte de un Mercedes Benz, que incluye parte del paragolpes y también la rueda y el neumático. Puede apreciarse que los focos están prendidos, tanto el frontal como el lateral.

En esta imagen, quisieron quedar fotografiados junto al Mercedes el webmaster de AcercandoLosBarrios, Daniel Marino, y su esposa, Viviana Maceri. Al hacerlo así, unieron dos pasiones porteñas: los colectivos y el tango. Aunque la vestimenta y calzado de él no eran los más adecuados para bailar y fotografiarse tangueando, ella es profesora de danzas (entre ellas, el Tango Argentino) y no sólo no pudo negarse, sino que la idea de la pose tanguera fue suya. Un rato antes, habían bailado un tangazo de D'Arienzo.

Otra vez el frente del local, ya cerrado, cuando ya los invitados se habían retirado.