Los túneles proyectados en Devoto

Dentro de un plan que abarca a distintos barrios, el Gobierno de la Ciudad proyectó construir en algunas calles de Devoto túneles chicos bajo las vías, de esos a los cuales popularmente se les dio en llamar “sapitos”. Son siete los sapitos que planean hacer en Villa Devoto, tres en cruces con el Ferrocarril Urquiza y otros cuatro con la línea del San Martín.

Los planes del gobierno de Macri consisten en construir los tres túneles de menor envergadura (sapitos) en los cruces de las calles Chivilcoy, Cuenca y Llavallol dejando para más adelante la obra mayor que debería ser un túnel en la avenida San Martín, que será el único que incluiría tránsito de carga y transporte público, y para el cual no existe fecha de realización.

Algunos vecinos advierten que los túneles “sapito”, en calles internas del barrio, provocarían aumento del tránsito, ruidos, disturbios, contaminación del aire y desvalorización de los inmuebles, y además, no eliminarían suficientes barreras. En diciembre del 2010 lograron, mediante un recurso de amparo, frenar la construcción de dos de ellos, en las calles Cuenca y Llavallol, bajo las vías del ferrocarril Urquiza. En estas calles no hay pasos a nivel, y así algunos se asombran de que para sacar una sola barrera (de avenida San Martín) se necesiten tres túneles en sólo 200 metros.

El Gobierno intentó explicar ésto diciendo que los túneles pequeños funcionarán “como un complejo circulatorio con los pasos a nivel”. Pero muchos vecinos de los que viven más cercanos a los proyectos, con una visión conservadora, e innegable derecho a expresarse, se oponen porque consideran que la idea no está bien planificada, cuestionando no sólo los túneles sino también las calles elegidas para hacerlos. Por eso, se reúnen muy frecuentemente para debatir y para mantenerse informados sobre los avances del proyecto.