Giuseppe Verdi
(1815 - 1901)

        por la  Prof. Estela González - Docente de piano y música

Nació en Roncole, cerca de Bussato, en Parma, Italia.

Nos muestra una imagen y obra de madurez majestuosas: un símbolo de la dignidad y la bondad de los últimos años de una vida.

Basta leer su testamento, en el que no olvida a los colegas de profesión que viven en condiciones precarias, y a sus familias.

Ésta es la tríada de sus últimas grandes óperas: “Aída”, el drama de una pasión prohibida”, “Ottelo” y “Falstaff”.

Verdi nos demuestra que la curiosidad por la vida, las personas y el arte, la alegría de experimentar, y un espíritu emprendedor, son la mejor ayuda contra el abatimiento. También nos enseña que la frescura espiritual, unida a una salud relativamente buena, y la alegría de vivir, son la única forma legítima de alcanzar la juventud eterna.

Fundó en Milán la casa de los artistas líricos. Murió en dicha ciudad en 1901.