> DEPORTES

Cumplió 113 años un club pionero del fútbol argentino, y es de nuestra zona
C.A. Estudiantes, una institución que es mucho más que un
Club de fútbol

El Club Atlético Estudiantes, también conocido como Estudiantes de Buenos Aires o Estudiantes de Caseros, es un club deportivo centenario de nuestra zona. Fue fundado el 15 de agosto de 1898 por alumnos de los colegios Mariano Moreno y Nacional Buenos Aires, de allí su nombre. Aunque la actividad más importante (fundacional) es el fútbol, que actualmente participa en la Primera B (la Metropolitana, no la Nacional), también se practican otras disciplinas (ver RECUADRO).

El Club Atlético Estudiantes, se funda en pleno centro de la Capital Federal, y se instaló en el terreno ubicado en la entonces Avenida Blandengues (hoy Avenida del Libertador) y la calle Fray Justo Santa María de Oro. Para la década de 1920, se muda al predio en donde hoy se cruzan las avenidas Figueroa Alcorta y Dorrego. Y fue en 1931 que se mudó hacia Desaguadero y José P. Varela, en nuestra Villa Devoto, barrio del cual nunca se fue. En 1963 inaugura su estadio actual en la localidad de Caseros (en el partido de Tres de Febrero, lindero con Villa Devoto).

La capacidad Total del Estadio Ciudad de Caseros es de 16740 espectadores sentados. Esta cantidad se incrementa considerablemente con los espectadores de pie. Las medidas del campo de juego son: 102 m de largo por 68 m de ancho.

En el año 2005 se terminó de construir la Concentración Ricardo Trigilli, en honor al director técnico que ascendió al Pincha a Primera División en 1977 y al Nacional B en 1996, el DT más importante de la historia del Club. En ese lugar los jugadores del club tienen la posibilidad de concentrar antes de afrontar cada partido jugado como local.

En el año 2010 se inauguraron los palcos con confitería, gimnasio y vestuario detrás de uno de los arcos. Se mejoraron notoriamente los bancos de suplentes, con butacas muy confortables pintadas con los colores característicos de la entidad. También se proyectaron la realización de un sistema lumínico y la construcción de una tribuna para 5.000 espectadores.

Durante el corriente año (2011) se modificó en su totalidad la platea Juan Zanella, con nuevas butacas blancas y negras, aumentando notablemente la capacidad de la misma. También se instaló un sistema de riego artificial sobre el campo de juego, automatizado y controlado por computadora. En mayo quedó inaugurada parcialmente la confitería ubicada debajo de los palcos y se estrenó el sistema de iluminación artificial de última generación.

La Sede Social de Estudiantes está ubicada en Av. Francisco Beiró 5175 (Villa Devoto).

Teléfonos: Estudiantes 4568-5510

Megatlon 4566-7326, 4566-7262 y 4566-7231.

Instalaciones de Sede Social:

>3 piletas Invierno/Verano;

>3 Salones de aeróbica;

>1 Salón de musculación computarizado;

>2 salones polideportivos;

>Solarium de 150 metros cuadrados de césped natural;

>Amplios vestuarios con lockers;

>Bar-restaurante.

OTRAS ACTIVIDADES

> Aeróbica

> Danza clásica
> Fútbol amateur
> Fútbol infantil
> Fútsal femenino
> Karate
> Kobudo
> Patinaje artístico
> Taekwondo
> Yoga
> Natación
> Gimnasia artística
> Voleibol

[las tres últimas son actividades que se realizan en la sede social del club]

     El   FÚTBOL    de Estudiantes y su historia  

(Primera Parte)

Allá por 1897, el fútbol en Buenos Aires era un deporte practicado casi exclusivamente por aficionados ingleses de los que residían aquí. La formación de un equipo integrado por mayoría de jugadores porteños requería inevitablemente de la participación de algunos de esos inmigrantes. En este caso, fueron 3, llamados Hansen, “Pady” Mac Hardy y Fitz Simons, los ingleses que se unieron a un grupo de jóvenes estudiantes argentinos para formar un club, que recién quedó fundado oficialmente el 15 de agosto de 1898, y cuyo primer nombre fue el mismo que el del establecimiento al que sus flamantes socios asistían: el Colegio Nacional Sur.

Apenas meses después, todos creyeron que ese nombre era demasiado largo para ser coreado por los simpatizantes del barrio, que aumentaban día a día. Así se llegó a la conclusión de que la palabra “estudiantes” no sólo reflejaba exactamente el carácter de la institución, sino que resultaba fácil y sonora a la vez  como voz de aliento. Entonces la naciente institución pasó a llamarse simplemente “Club Estudiantes”.

Aquellos jóvenes fundadores asimilaron rápidamente las lecciones de los tres entusiastas ingleses, convirtiéndose bien pronto en hábiles jugadores. De Hansen aprendieron, a costa de algunos esguinces, a gambetear. Del popular "Pady" Mac Hardy, quien integró también el equipo pero luego adquirió gran importancia en el fútbol porteño como jugador y referí, aprendieron el arte de desbordar por las puntas, que el “maestro” enseñaba trazando en las prácticas una línea imaginaria por donde debían correr los punteros. Por su parte, el más tarde distinguido Doctor Juan Fitz Simons, primer presidente del club, indicaba a los zagueros en qué posición debían ubicarse ante el avance de la delantera rival.

Camiseta: Desde su fundación en 1898 el club siempre utilizó el mismo uniforme con rayas verticales negras y blancas. Desde entonces el uniforme titular nunca fue modificado ni sufrió cambios trascendentes a lo largo de su historia (algunas temporadas presentó diferentes diseños, pero siempre manteniendo los bastones negros y blancos). En cambio, los uniformes alternativos, que usualmente el primero es de color gris con vivos blancos y el tercero totalmente negro, sí tuvieron cambios.

Entre los jugadores más destacados que han pasado por el club durante su historia, mencionaremos a Maximiliano Susán, Juan Carlos Bravo, Jorge Trezeguet, Luis Landaburu, Alberto Pafundi, Juan Guillermo, Eduardo Cicarello, Marcelo Vázquez, Javier González, Javier Cordone, Ezequiel Lavezzi, Pablo Mouche y Juan Martín.

En 1903 el Club Wanderers de Montevideo ya tenía un año de vida y había jugado en algunos campos de juego de la capital y del interior de Argentina. La noche del 27 de agosto juegan en Buenos Aires un partido amistoso con el Club Estudiantes de Buenos Aires. Al regreso al otro lado del Río de la Plata, los informes de la Comisión Directiva del club uruguayo son tan elogiosos con el club porteño (“el trato que hemos recibido fue realmente maravilloso... fueron tantas atenciones y gentilezas con que nos agasajó la gente de Estudiantes de Buenos Aires, que seguramente no podremos corresponderle en la forma que sería de desear. Hemos contraído una importante deuda de gratitud”) que como tributo deciden adoptar una indumentaria bien similar, e incluso acuerdan con Estudiantes que los socios de cada uno de ambos clubes, lo serán automáticamente también del otro. Grandes muestras de amistad, y hasta podría decirse de fraternidad. Desde entonces, a Estudiantes y a Montevideo Wanderers los une, además de los colores blanco y negro, la amistad entre clubes más antigua del fútbol mundial. Nacida en agosto de 1903, lleva más de 100 años.

El rápido progreso de la entidad llevó a que, en 1904, obtuviera ya el ascenso a Primera División. Además, el club tenía una de las canchas más importantes de la época, que se ubicaba en lo que ahora es El Rosedal de Palermo. Allí, el cuadro “blanquinegro” comenzó a hacerse famoso ante rivales de la talla de Alumni, Belgrano, Quilmes, Lomas y San Isidro.

Esa fama, buena y creciente, propició que el equipo participase de giras que mucho contribuyeron a difundir el fútbol en el interior del país: el 5 de mayo de 1907, Estudiantes jugó en Rosario el primer partido disputado allí contra un equipo porteño por Newell's Old Boys, imponiéndose por 3 a 2, y el 9 de julio de ese año Estudiantes juega contra un combinado de la Liga Cordobesa, que había sido fundada un año antes. Ese partido arrojó como resultado un empate en un tanto, pero, debido a lo electrizante que fue, los futbolistas debieron jugar a pedido del público 30 minutos más, en los que Estudiantes consiguió el gol del triunfo.

La más importante gira realizada por un equipo de Estudiantes fue la que realizó en septiembre de 1910 por Brasil. Hasta entonces, ningún equipo argentino de club había jugado fuera de las márgenes del Río de la Plata. Sí eran comunes los choques contra equipos uruguayos. En Brasil, Estudiantes, aún sin varias de sus principales figuras, se impuso en los cuatro partidos que disputó, con 23 goles a favor y sólo 3 en contra.

En aquellos famosos clásicos rioplatenses de comienzos de siglo, solía alzarse frente a los aguerridos defensores charrúas la figura de uno de los más extraordinarios directores de ataque de esos tiempos: Maximiliano Susán. El popular "Max", como se lo llamaba, no sólo se había hecho en las filas de Estudiantes; allí había realizado también sus mayores hazañas, como lo seguiría haciendo hasta su retiro, puesto que, pese a su gran fama, jamás actuaría por otro club. En total, Susán jugó en la primera "pincha" a lo largo de 12 temporadas (de 1904 a 1915). 

Una de sus mejores actuaciones allí fue contra el por esas épocas famoso Lomas Football Club, en un partido inolvidable para los hinchas de Estudiantes, porque aquella tarde de 1912 se impuso por 18 a 0. De esos tantos, Susán marcó 12. Sí, doce goles. Esa es hasta la actualidad la máxima goleada infligida por un equipo de Estudiantes, y esos 12 goles de Maximiliano Susán también siguen constituyendo el récord de goles hechos por un jugador del club en un mismo partido.

También por esos tiempos, actuaron en el club jugadores que no sólo se destacaron en la práctica del fútbol, sino que a su vez alcanzaron resonancia en otros “campos de juego”, como catedráticos, políticos, diputados y funcionarios, e incluso escritores y poetas.

continúa:

LEER LA SEGUNDA PARTE