Carlos García

Hace 5 años falleció el que fue uno de los mejores pianistas de la historia del tango. Quizás en las últimas décadas no haya sido tan conocido y “mediático” como otro pianista homónimo
(Charly García, músico de rock), pero fue un músico versátil, y también un gran docente.
Desde 1980 hasta su muerte dirigió la Orquesta del Tango de Buenos Aires
(la primera “oficial” de nuestra ciudad).
En esta nota, recordamos “al Maestro con nostalgia”...

Carlos García nació en Capilla del Señor el 21 de abril de 1914. Su nombre completo era Carlos Juan Pedro García.

Creció en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio de San Cristóbal y sus primeros estudios musicales junto a Mariano Domínguez (de 1920 a 1926).

Tiempo después, acertó al perfeccionarse en piano, y en que además estudió armonía, contrapunto, fuga, composición e instrumentación con el maestro Pedro Rubbione (desde 1929, e incluso hasta 1969).

Ya de adolescente acompañó desde el piano la proyección de películas mudas, en el periodo transitorio hacia el cine sonoro, como sus primeros trabajos. Era un trabajito común de aquellos años, y ya hemos consignado en estas páginas otros grandes pianistas tangueros que se iniciaron en los cines.

Tras sus primeras actividades profesionales en 1926, integró en 1932 la Orquesta Típica de Roberto Firpo (hasta 1938) y el Trío Típico (en reemplazo de Sebastián Piana) que acompañaba a la gran cancionista Mercedes Simone (entre 1936 y 1938 en grabaciones y en presentaciones en vivo). Junto a la “Negra” Simone hizo varias giras por las provincias argentinas, y durante el resto de su propia carrera también.

Luego trabajó como pianista del dúo Martínez-Ledesma, que hacían música folclórica argentina y también latinoamericana.

Entre 1938 y 1945 animó bailes con el conjunto de música internacional Hawaian Serenaders, con el cual estuvo cinco meses en Brasil (1943). Por los mismos años, fue pianista de la Orquesta de Alberto Castellanos, en LR1 Radio El Mundo.

Desde 1946 hasta 1960, se dedicó a la docencia y tuvo algunas actuaciones como solista y acompañante de destacados cantantes y músicos folklóricos

A partir de 1960 se desempeñó como asesor musical de LS1 Radio Municipal y, más tarde, trabajó para el sello discográfico EMI Odeón, hasta 1983. Organizaba formaciones musicales para los acompañamientos de artistas que trabajaban con la empresa transnacional.

En los años ’70 viajó a Japón en tres oportunidades, al frente de su orquesta Tango All Stars, que la armaba para cada ocasión, tocando en cuarenta ciudades del insular país asiático. Estaba sorprendido y maravillado por el comportamiento del público nipón, tal como demuestra la siguiente descripción: «Escucha con mucha atención y al finalizar aplaude medidamente cada interpretación. Y al final de la función muestra todo su entusiasmo».

Con una orquesta, además, hizo otras giras por nuestro país y el exterior. Lo acompañaron diversos pero importantes cantantes, a los que dirigió en giras, conciertos y grabaciones: Héctor Pacheco, Ramona Galarza, Alberto Marino, Rubén Juárez, Oscar Alonso, Claudio Bergé, Francisco Llanos y Guillermo Fernández, Argentino Ledesma, Alberto Merlo, entre otros.

En 1978 participó, junto a otros enormes músicos de Tango como Enrique Mario Francini, Leopoldo Federico y Atilio Stampone, en un evento muy especial: el ciclo “Tangos para el mundo”, auspiciado por la Municipalidad de Buenos Aires. Se realizó en el Teatro Presidente Alvear, y en él tuvieron participación también varios músicos extranjeros, como Don Costa, Billy May, Johnny Mandel y Nelson Ridle. La orquesta tenía cincuenta y cinco músicos, algo que ya desde hacía varias décadas era ya inusual, por razones de mercado.

Como director de orquesta contratado, fueron muchos los cantores a quienes acompañó en sus grabaciones, entre ellos Héctor Pacheco (1956-1958), Argentino Ledesma (1967-1968), Oscar Alonso (1968), Alberto Marino, Rubén Juárez, Claudio Bergé (1969) y Francisco Llanos (1978), todos para el sello EMI-Odeon. En 1974 había vuelto a grabar con el admirado cantor Oscar Alonso, esta vez para el sello RCA-Victor.

A partir de 1980 comenzó a dirigir la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires, que se estaba creando en ese momento. Compartió la dirección con el bandoneonista Raúl Garello (hacían un repertorio cada uno). García dirigía y hacía los arreglos musicales de los tangos más tradicionales que se ejecutaban en esta orquesta.

Respecto al cine, debemos mencionar que musicalizó varias películas argentinas: “Hormiga Negra” (dir.: Ricardo Alberto Defilippi, 1979), “La Canción de Buenos Aires” (dir.: Fernando Siro, 1980).

Como compositor, destacan sus obras “Al maestro con nostalgia”, “Balcón”, “Mi estrella azul”, “Terrenal”, “Ayúdame Buenos Aires” (letra de Francisco Llanos) “Racconto” con letra de Margarita Durán (que fue grabado por primerísimas agrupaciones, como por las orquestas de Aníbal Troilo, Miguel Caló, Osvaldo Pugliese y el Sexteto Mayor), entre otras obras. Lamentablemente, no son muchos los temas compuestos por Carlos García que hayan llegado al disco.

Recibió el Premio Konex, en 1985, con diploma al mérito como Director de Orquesta Típica en el rubro Música Popular.

En su discografía personal se destacan los registros con el guitarrista Roberto Grela, del año 1975, y los dos discos de solos de piano editados por el sello Melopea, el primero de los cuales contiene una serie de grabaciones de la década del sesenta realizadas en el auditorio de Radio Municipal, y el segundo registradas especialmente en 1991. Son grabaciones muy recomendables, sobre todo para quienes aprenden e intentan interpretar tangos (y otras obras populares argentinas) en piano.

Actuó con su orquesta en la película documental “Café de los maestros” (2008), sobre experimentados tangueros (al estilo del exitoso “Buena Vista Social Club”, que era redescubrió para el mundo a viejas glorias del son cubano), dirigido por Miguel Kohan, y en el álbum doble “Café de los Maestros” Vol. 1 y 2 (2005) producido por Gustavo Santaolalla, en el que registró “Al maestro con nostalgia” una pieza en homenaje a otro pianista insigne del tango: Carlos Di Sarli, tanto es así que en su composición incluyó pequeños fragmentos de varios tangos del gran director nacido en Bahía Blanca. Este tango aparece en toda la película como el leit-motiv de la misma, que merece verse. Además, por haber fallecido antes del estreno, aparece entre los participantes a quienes se dedicó esta obra cinematográfica.

Carlos García falleció en Buenos Aires el 4 de agosto de 2006, a los 92 años de edad. Aún a esa edad, seguía trabajando, apasionado de la música como era.

Este año 2011, Carlos García fue recordado en un Plenario Público de la Academia Nacional del Tango. Fue el 18 de julio y, como es habitual al comienzo de estos actos, se ha escuchado como Tango Ritual el tema “Racconto”, en la grabación de Aníbal Troilo y su orquesta típica y la voz de Nelly Vázquez. El Plenario estuvo a cargo del periodista René Vargas Vera, que desarrolló el tema “Carlos García, Buscador de Belleza”. Participaron como invitados Oscar del Priore, Raúl Garello, Carlos Melero y Néstor Marconi. En el espacio artístico los invitados tuvieron la oportunidad de deleitarse con la eximia pianista y compositora Sonia Ursini.

Cumplidos 5 años de la partida de este gran músico de tango, bien vale recordarlo, precisamente al pianista y creador incansable que durante gran parte del siglo pasado brindó tanta música a su pueblo, y en especial desde que comenzó a dirigir la Orquesta del Tango de nuestra ciudad, la meca del tango, porque sus conciertos siempre fueron gratuitos, para que el pueblo pueda así disfrutar mejor de la música que de sí mismo nació: el Tango Argentino, que en definitiva, pertenece al pueblo porteño, argentino y rioplatense.