José María Contursi

A 100 años de su nacimiento, recordamos a quien se sigue recordando como uno de los más románticos y prolíficos letristas del tango.

José María Contursi nació en Lanús el 31 de octubre de 1911. Hijo de Hilda Briano y de Pascual Contursi, el creador del tango argumental. Desde niño tuvo un apodo: Catunga.

En 1933 trabajó en la hoy desaparecida Radio Stentor como locutor; también se desempeñó como crítico cinematográfico en varios diarios. El año anterior a ese comienzo radial, había muerto su padre, que ya antes de la década del 20 había alcanzado notoriedad con aquel tango inmortalizado por Gardel: “Mi noche triste”, pero que encontró la muerte en medio de la locura. El popular Pascual llegó a ver a su hijo con título de bachiller (egresado del Colegio San José), pero su deceso no le permitió escuchar los tangos que saldrían de la inspiración de José.

Entre las primeras letras de Catunga están el vals “Tu nombre” y el tango “Que nunca lo sepas”, con música de Raúl Pertolés Peralta, en 1933. Este tango fue estrenado por Azucena Maizani en 1934.

Desde sus años de juventud sus ingresos se favorecían de un cargo de funcionario del Ministerio de Agricultura, en el área de Meteorología.

Estuvo casado con Alina Zárate, matrimonio que tuvo cuatro hijos. El único hijo varón, Lucio Contursi, falleció muy joven, víctima de cáncer. Sus otras hijas fueron Ethel, Amalia y Hebe.

Entre sus muchas letras haremos mención de “Cristal”, “Tu piel de jazmín” y “Gricel” (con música del pianista Mariano Mores); “Claveles blancos”, “Lluvia sobre el mar” y “Tabaco”, (con Armando Pontier); “Mi tango triste”, “Toda mi vida”, “Garras” y “Evocándote” (Aníbal Troilo); “Milonga de mis amores” (Pedro Laurenz); “Tú” (José Dames), y el bellísimo vals “Bajo un cielo de estrellas” (con Héctor Stamponi y Enrique Mario Francini). Pero la lista de grandes artistas con los que compartió el acto creador es mucho más extensa: Joaquín Mauricio Mora, Charlo, Osvaldo Fresedo, Carlos Di Sarli, Osmar Maderna, José Pascual, Antonio Rodio, Juan Carlos Howard, entre otros.

El estilo letrístico de “Catunga” difería notablemente del de su padre, en principio por una gran diferencia: no se expresaba mediante el lunfardo, que tanto constituye la forma de expresión de Pascual. Se adaptaba muy bien al gusto y necesidad de la época: el auge de las orquestas con cantores marcaba el camino de letras que hablan de amor, aunque fuese con melancolía o con nostalgia. El historiador y estudioso Luis Adolfo Sierra se refirió al tópico y estilo de José María con una acertada frase: “cantó con hondura emocional a la imagen nostálgica del amor imposible”. Además, el estilo le quitaba color local a la expresión, acentuando la índole universal a la temática amorosa.

En 1939 estuvo durante un tiempo en Capilla del Monte (Córdoba) y allí se reencontró con Susana Gricel Viganó (9 años menor que él). Se habían conocido años atrás, en Radio Stentor. En 1942 se conoció un tango inspirado en esa historia hasta allí desencontrada, y que con el tiempo se convirtió en uno de sus tangos más versionados y famosos: “Gricel”, en el que se hace un íntimo reproche por haber seducido y abandonado a la muchacha. Hubo un segundo reencuentro en 1962, con una ayudita del amigo Ciriaco Ortiz. Ella tenía una hija, Susana Jorgelina Camba. Y el destino quiso que en 1967, él ya viudo y Gricel casada pero sólo por casamiento civil, se casaran por iglesia.

José María Contursi participó como coguionista de la película “Mi noche triste”, rodada en 1952, una evocación de su padre. Aún estaba en pleno apogeo el cine argentino.

Fue además secretario de SADAIC, institución que agrupa a los autores y los compositores de música.

José María Contursi falleció en Capilla del Monte el 17 de mayo de 1972, sufriendo un cáncer. Sus restos se encuentran en el panteón de SADAIC, en el cementerio de Chacarita.

Gricel vivió luego en Villa Allende (provincia de Córdoba) y murió el 25 de julio de 1994, víctima de un derrame cerebral.

Aunque el refrán popular dice que sobre gustos no hay nada escrito, es muy probable que José María Contursi no se encuentre en la selecta lista de los letristas tangueros más inspirados y geniales e influyentes. Lo que es innegable es que varios de los tangos (y otras canciones) que contribuyó a crear siguen gozando de la elección de cantantes y bailarines. Un ejemplo más de vigencia en un género tan amplio y añejo como es el Tango Argentino.