Festejar sin engordar

            por Dieta Club Devoto (Dr. Alberto Cormillot)

Con la llegada de diciembre comienzan las despedidas, los brindis con los compañeros del trabajo, las reuniones familiares y las cenas con amigos... ¿Cómo disfrutar de cada uno de esos eventos sin descuidar el peso? Recomendaciones útiles para mantener sus hábitos saludables y no tirar por la borda todos los esfuerzos realizados durante el año.

 

¿Es de las personas que durante las fiestas de fin de año suman entre 3 y 4 kilos y para calmar la culpa se dice a sí mismo: “Año nuevo, vida nueva. El 2 de enero empiezo la dieta”?

Para no recuperar en tan sólo dos semanas los kilos que tanto le costó sacarse de encima durante el año, evitar las disparatadas dietas de adelgazamiento post-festejo y asimismo cuidar sus hábitos sin que ello sea sinónimo de “sacrificio”, preste atención a las siguientes recomendaciones:

1 - Tenga en cuenta que las fiestas no sólo abarcan los cuatro días festivos con el antes y el después, sino también los festejos anteriores. Por este motivo, lo más conveniente es planificar lo que va a comer y beber también durante esos días y cuáles van a ser sus permisos para cada encuentro. Por ejemplo: 1 copa, 1 sándwich, 1 masita. No deje nada librado al azar.

2 - Continúe con su registro semanal de comidas y amíguese con la balanza. Esto le ayudará a mantenerse alerta y saber si se excedió en algún momento para volver a su ruta en el movimiento y la alimentación.

3 - Sea realista. Las fiestas son una oportunidad ideal para comprobar si sus cambios de hábito han sido profundos y verdaderos. Sin embargo, los deslices son tan humanos como las tentaciones. Considérese un afortunado si logra mantenerse o engordar poco, ya que es un objetivo difícil pero no imposible.

4 - Libérese del “todo o nada”. En el caso de salirse del plan, no se desanime. Dígase “no arruiné nada, ya terminé con mi recreo y ahora volveré a mi dieta habitual”. En efecto, comience en la próxima comida con lo que tenía planificado dentro de su programa para bajar de peso y recuerde: SIEMPRE es un buen momento para retomar el camino.

5 - Trátese bien. No se niegue algún gusto porque lo único que logrará es desear más comida engordante. En lugar de prohibirse todo, póngase límites... y cúmplalos. Invite a la sobriedad a su mesa. ¿Qué significa? No excederse, ser flexible y saber darse una nueva oportunidad. Deje a un lado el “pensamiento dietero”... “cuando me pongo, me pongo”... ¡y luego no, no se pone nada!

6 - Controle las porciones. Lo importante es ser moderado con lo que come. Esta es la clave para que las Fiestas no sean sinónimo de sacrificio. Sírvase en un plato tamaño postre, prefiera los líquidos sin alcohol ni azúcares y, si va a beber alcohol, mantenga el vaso lleno con hielo.

7 - Ponga en práctica las estrategias del comer consciente: coma despacio, mastique y saboree bien los alimentos y no abuse de la cantidad.

8 - Priorice la conversación, el baile y el encuentro. En lugar de estar concentrado en lo que hay para comer o lo que va a comer, aproveche para compartir un momento. Este objetivo debe ser el principal motor y lo ayudará a mantenerse alejado de la mesa.

9 - Aprenda a decir “no” en forma cortés. Si le ofrecen comida puede decir “No puedo comer otra porción, pero me gustaría que me des la receta” o “Puedo comerla más tarde, gracias”.

10 - Continúe (o comience) un programa de ejercicio regular. Recuerde que mantenerse activo ayuda a cuidar el peso y, además, aporta bienestar físico, espiritual y mental.