Colesterol: sustancia esencial para la vida pero responsable de infartos y ACV

Las grasas en la sangre generan problemas cardiovasculares y más aún luego de la menopausia. Como no produce síntomas, pueden ocurrir sorpresivamente. Sepa cómo cuidarse en todos los momentos de la vida.

El colesterol es una sustancia grasa esencial para la vida. Pero también es responsable, junto a otros factores, de ciertos males como el infarto, la arterioesclerosis y las accidentes cerebrovasculares.

Existen dos clases de colesterol: LDL, conocido como colesterol malo, porque se deposita en las arterias formando ateromas o placas; y el HDL, o colesterol bueno, responsable de la remoción del LDL.

Las placas pueden crecer y obstruir las arterias, comprometiendo la circulación sanguínea. A veces los depósitos de colesterol malo pueden fracturarse, viajar por el torrente sanguíneo y llegar a tapar alguna región del corazón. Como el exceso de colesterol no produce síntomas, esto puede ocurrir sorpresivamente.

Por lo tanto, lo que debe hacerse es evitar a toda costa no sobrepasar los niveles recomendados de HDL y LDL; ellos son: colesterol total 240 y LDL menor de 160. Si hay más de un factor de riesgo: colesterol total 200 y LDL menor de 130. En personas con antecedes cardiacos: LDL menor de 100 y HDL mayor de 35.

Los factores de riesgo a tener en cuenta son: hipertensión, diabetes, hábito de fumar, parientes de primer grado (padres, hermanos) con enfermedades coronarias, y nivel de HDL inferior a 35. También la edad es factor de riesgo; varones pasado los 45 años y mujeres luego de la menopausia.

Prevenciones: dieta, control de la tensión arterial, no fumar, hacer caminatas, cuidar el peso. Control a partir de los 20 años de edad y estar alerta si padres o hermanos son pacientes de enfermedades coronarias.

Las grasas no deben sobrepasar el 30% de la alimentación diaria, de las cuales sólo un 10% deberán ser saturadas (las que producen colesterol). Convienen más las monosaturadas como el aceite de oliva. Además, es preferible consumir frutas frescas, pescados, lácteos descremados. Bajar el consumo de carnes rojas, manteca, mayonesa y frituras. Y no consumir la piel del pollo.

Los triglicéridos. Son otras grasas de la sangre que forman las VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad). Favorecen la aparición de arterioesclerosis y cuando sus cifras son altas (arriba de 200) son peligrosos. Pueden significar diabetes, problemas de páncreas y otras serias enfermedades.

La manera habitual de bajar esa cifra tope es mediante una dieta baja en grasas y en hidratos de carbono simples, ya que los triglicéridos se relacionan estrictamente con lo que comemos.